Jueves 22 de Agosto de 2019
 
 
 
 
29 de Mayo de 2008
     
 
   
 
La Plata está casi sin combustibles
 
Ayer tuvieron que cerrar el 90% de las estaciones de servicio por la falta de naftas y gasoil
Cargar combustible en la provincia de Buenos Aires se ha convertido en una tarea casi imposible. Y un ejemplo de esto es lo que sucedió ayer en esta ciudad: a media tarde, el 90 por ciento de las 110 estaciones de servicio que tiene la región no tenía ningún tipo de combustible, y a las 17 tuvieron que cerrar las playas de expendio, pues no podían prestar ningún servicio.

El desabastecimiento generó largas colas en las estaciones que aún tenían combustible y malestar entre los automovilistas platenses, que en muchos casos se acercaban a esos surtidores con bidones para guardar nafta o gasoil en las cocheras de sus viviendas.

Pero la falta de combustible que se viene observando en los últimos tiempos provocó un problema mayor en la provincia: el cierre de estaciones de servicio, a tal punto que durante los últimos 12 meses dejaron de funcionar 380 expendedoras en todo el territorio bonaerense, según datos empresariales.

El dato representa el 17% de las 2250 estaciones de servicio que tenía la provincia a mediados de 2007. Y si se lo proyecta en el tiempo se desprende que en promedio se cerró al menos una playa expendedora por día durante el año último.

Las cifras fueron reveladas a LA NACION por la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines de la Provincia de Buenos Aires (Fecoba). "El gobierno nacional no hace nada para que las petroleras cumplan con el suministro de combustible y les renueven los contratos a las estaciones de servicio. Es por esto que muchas plazas cerraron en el interior de la provincia dejando puntos clave sin playas expendedoras", dijo Luis Malchiodi, presidente de la entidad.

Anoche, en las pocas estaciones de servicio que permanecían abiertas se formaban colas de hasta tres cuadras y allí sólo se vendían las naftas más caras sin plomo, con valores cercanos a los 3 pesos el litro. El gasoil y la nafta súper ya se habían agotado en casi toda la ciudad.

"No hay combustible en toda la ciudad. Yo me quedé sin nafta hace una hora y vengo de recorrer cinco estaciones de servicio y no encuentro combustible todas están cerradas. Caminé 60 cuadras y ahora estoy cerca de casa; así que lo único que puedo hacer es seguir pateando y no salir más en moto", dijo a LA NACION Walter Rodríguez, propietario de una moto Honda Wave.

En esta ciudad, el desabastecimiento se complicó aún más por el cierre de 14 estaciones de servicio que dejaron de funcionar durante los primeros cinco meses de 2008

"Lo que le está pasando a La Plata, en particular, y a la provincia, en general, con el desabastecimiento de combustibles nunca se ha vivido, ni siquiera en la época de la hiperinflación", comentó el referente de la Federación de Expendio de Combustibles.

En el interior

En el interior de la provincia, el tema preocupa sobre todo a los productores agropecuarios, que cada vez sienten más el desabastecimiento de combustibles.

"Hace tiempo que no nos entregan combustible. Tuvimos que cerrar el playón y quedarnos con el restaurante. Durante años fue un buen negocio, pero luego empezó a faltar el combustible. En la zona, en las últimas semanas también cerraron otras tres estaciones, y si esto sigue así no sé qué va a pasar", dijo a LA NACION Laura, la propietaria de una estación de servicio situada en la ruta 11.

"La situación en La Plata no difiere mucho de la del resto de la provincia. Sin embargo, hay lugares clave en el interior como Tandil, donde el combustible falta desde hace mucho tiempo", dijo Malchiodi.

El presidente de la Fecoba aseguró que en la provincia aún no hay restricciones sobre el GNC. "No sé qué va a pasar si comienzan a limitar la venta de gas. Si esto sucede, creo que los taxis y los autos de alquiler dejarán de andar y el parque automotor quedará paralizado", dijo Malchiodi, al trazar un panorama bastante apocalíptico de la situación.

Fuente: Diario La Nación, edición on line del 29 de mayo de 2008. Nota firmada por Jesús Cornejo



 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA