Lunes 24 de Junio de 2019
 
 
 
 
29 de Mayo de 2008
     
 
   
 
Los infractores tuvieron su mal día
 
En una hora y media multaron a 11 vehículos estacionados en las bajadas para discapacitados; les pegaron etiquetas
La escena se repetía una y otra vez, como si se tratara de uno de esos programas que utilizan cámara oculta y risas grabadas. El conductor que había estacionado en una esquina su auto, con el que obstruía la rampa para discapacitados, se encontraba con que le habían labrado una multa y esgrimía la misma trillada excusa: "Bajé cinco minutos nada más" o "Fui a buscar a los chicos a la escuela".

El enojo de los conductores desa-prensivos se incrementaba cuando se encontraban con que en el parabrisas les habían pegado una etiqueta que decía: "Yo tape una rampa".

Así fue el comienzo de la campaña de lucha contra el mal estacionamiento que lanzó de forma conjunta la ONG Acceso Ya y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. El lugar elegido fue el barrio de Belgrano, más precisamente los cruces de Juramento y Migueletes y Juramento y Mignones. En menos de una hora y media, en las 16 rampas que hay en esas ocho esquinas (hay dos bajadas en cada una) se les labraron actas de infracción a once vehículos, según dijeron a LA NACION voceros del Ministerio de Justicia porteño.

Los 11 infractores aprenderán pronto que más económico es buscar un lugar más lejano y caminar unos metros antes que obstruir el paso a una persona discapacitada: las multas que deberán pagar van entre los 200 y los 1000 pesos.

Todo un ejército de periodistas, funcionarios y voluntarios de la ONG esperaban junto a los vehículos en falta a que llegara el dueño. La primera reacción del conductor era de sorpresa... "Uy, ¿qué pasó?". El rostro enseguida se transfiguraba cuando el chofer en falta descubría que él mismo era "la noticia".

"Pero, por favor, bajé dos minutos para buscar a los chicos del colegio, por qué tienen que hacer todo este circo", bramaba una mujer rubia que había estacionado su Fiat Siena azul delante de una de las bajadas amarillas que hay sobre la mano derecha de Migueletes, antes de cruzar Juramento. La mujer alegaba que había ido a retirar a "los chicos", como si esa fuera una explicación válida para interrumpir el paso de una persona discapacitada. Sin embargo, subió al vehículo sin ningún niño.

La señora se marchó lanzando insultos y visiblemente molesta con las voluntarias de la ONG Acceso Ya, que intentaban darle un folleto con consejos de cómo se debe estacionar.

La escena se repitió una y otra vez. Según cuentan los vecinos, se trata de una cuadra complicada, sobre todo durante el mediodía y la tarde. A mitad de cuadra, sobre Juramento, justo delante del Instituto San Román, encontrar un espacio libre para dejar el automóvil, se convierte en una misión imposible. Por eso, muchos padres apurados, dejan estacionado su coche en cualquier lugar.

Ayer, en la esquina de Juramento y Migueletes, delante de la verdulería, lo que obstruía la bajada amarilla era el contenedor de residuos que llevaba la leyenda Gobierno de la Ciudad. Según explicaron los vecinos, permanentemente los conductores lo corren de un lado para otro con tal de dejar sus vehículos junto a la vereda.

Un Chevrolet Vectra azul oscuro tapaba la bajada de Juramento y Mignones. Luis Medici, que es voluntario de Acceso Ya, aguardaba sentado en una silla de ruedas a que el dueño hiciera su aparición para pedirle que no dejara más su automóvil allí.

"Todos dicen lo mismo... «Son cinco minutos y vuelvo». Como si su tiempo valiera más que el de una persona que anda en silla de ruedas y que tiene que esperar media hora para poder cruzar. Es una falta de respeto", dijo Medici, que a pesar de estar en una silla de ruedas puede caminar perfectamente. "Es la primera vez que me subo a una. Lo hago como parte de la propuesta de Acceso Ya de ponernos en el lugar de las personas con movilidad reducida y entender lo difícil que es para ellos desplazarse por la ciudad, con vecinos tan poco solidarios", dijo Medici.

El programa se extenderá durante este mes a otros barrios porteños, según informó ayer el gobierno de la ciudad. Colegiales, Palermo y San Telmo son algunos de los próximos destinos, aunque la fecha, la hora y el lugar exacto se mantienen en reserva... de modo que cualquiera puede resultar sorprendido.

Para denunciar

La ley 634/01, que establece las condiciones de estacionamiento en la ciudad, determina la prohibición de estacionar delante de las rampas para discapacitados.

El régimen de faltas prevé sanciones monetarias de entre $ 200 y $ 1000 para quienes obstruyan rampas.

La Dirección de Seguridad Vial porteña está decidida a combatir esta falta. Por esa razón, habilitó la dirección de e-mail dsvial@buenosaires.gov.ar para que los vecinos que detecten vehículos estacionados en estas condiciones les tomen fotografías en las que se vean claramente la patente del vehículo y la rampa, además del nombre, documento y domicilio del denunciante.

El programa se extenderá a los distintos barrios porteños durante este año. Palermo, San Telmo y Colegiales encabezan la lista.

La ONG que impulsa esta campaña es Acceso Ya y su página es www.accesoya.org .

Fuente: Diario La Nación, edición on line del 29 de mayo de 2008. Nota firmada por Evangelina Himitian

 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA