Lunes 24 de Junio de 2019
 
 
 
 
14 de Mayo de 2008
     
 
   
 
“La violencia que genera el tránsito se convirtió en algo cotidiano”
 
Lo dice un profesor de Emergentología de la Facultad de Medicina, en la provincia de Tucumán
“Los hechos de violencia que aparecen después de una colisión o de una transgresión en el tránsito hasta hace poco era una casualidad, un hecho aislado. Pero hoy es algo cotidiano que los conductores terminen lastimados por una agresión física ocurrida luego de una discusión”. De esta manera, el doctor Juan Masaguer, director de Emergencias de la provincia, abrió su conferencia, durante el foro de “Violencia y Sociedad”, que se realiza en el Centro Cultural Virla, Tucumán.

El experto, que es profesor de Emergentología de la Facultad de Medicina, habló en la mesa panel titulada “La transgresión, conducta de violencia en el tránsito”, junto a Gladys Beltrán, de la Dirección de Transporte de la provincia, y a Adriana Corda, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT.

“Un vehículo es un arma que, animado por la velocidad, es terrible. No somos conscientes de la energía que manejamos. Cuando circulamos a 120 km/ h, para frenar a tiempo, necesitamos 120 metros”, señaló Masaguer.

El especialista remarcó que en las calles hay cada vez más imprudencias y que esto despierta mucha agresividad. “Sólo en la capital, hay 900 accidentes por mes, de los cuales un 40% ocurre en esquinas semaforizadas”, dijo. Añadió que también se genera violencia desde el Estado.

“Cuando un conductor común ve que en los controles le exigen muchos requisitos y luego observa el estado en el que circulan los autos rurales o los ómnibus que transportan empleados ‘golondrina’ le causa mucha molestia. Siente que están violentando su condición de ciudadano”, señaló.

También sostuvo que incluso el parque automotor es agresivo en la provincia. “Tucumán es una de las ciudades con más vehículos 4x4 del país. Estos son ilegales porque en las ciudades no está permitido que los rodados tengan una distancia superior a 30 cm del suelo. Los que circulan en autos pequeños deben soportar la cultura prepotente de los que manejan rodados de gran porte, en realidad diseñados para transitar en el campo”, dijo.

Beltrán, por su parte, señaló que cada vez hay más agresividad en el tránsito, traducida en bocinazos, gritos e invasión de sendas peatonales. Al respecto, mostró una reciente encuesta realizada en el país, que demostró que el 53 % de los encuestados insulta o gesticula ante la maniobra de un conductor, el 42 % toca la bocina de manera agresiva y el 70 % acelera en vez de frenar cuando ve un semáforo en amarillo.

Fuente: Diario La Gaceta de Tucumán, edición on line del 14 de mayo de 2008


 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA