Lunes 19 de Agosto de 2019
 
 
 
 
19 de Mayo de 2008
     
 
   
 
Dos técnicos armaron el primer equipo de GNC para motos
 
Ecopos fue pensado para "motoqueros"; es dual y permite andar 100 km con gas
Todo empezó en un taller mecánico, en 2003. Allí, dos técnicos trazaron las líneas del primer equipo argentino de gas natural comprimido (GNC) para motos, que luego de atravesar duros procesos de prueba llegó a los talleres nacionales y pronto saldrá a la venta en motos 0 kilómetro de la mano de una de las principales fabricantes del país.

Los fundadores de Ecopos son Luciano Iezzi y Adrián Hurtado, quienes antes de ser socios eran comprador y proveedor, respectivamente. Iezzi es dueño de Gometal, una empresa dedicada al rubro de autopartes que utiliza las piezas del taller de Hurtado.

"Nos hicimos amigos, y en un viaje que hicimos a Rafaela para ver a un cliente salió el tema de las motos a gas. Se nos ocurrió que, al igual que los taxistas, los motoqueros necesitaban un vehículo más económico. Entonces, un día compré una moto, la llevé al taller de Adrián y nos pusimos a diseñar", relató Iezzi, que con su socio entrevistó varios "motoqueros" para conocer sus necesidades.

"No tomamos modelos de otros, porque hasta el momento no se había logrado ningún equipo liviano y estable. Algunos prototipos utilizaban dos cilindros de 11 kilos, que vuelven incontrolable la moto. Finalmente, armamos uno con un solo cilindro y mejoramos la inyección de gas en el carburador con un tanque al costado", agregó.

Especial para mensajería

Los socios diseñaron un equipo dual que permite al vehículo andar 100 kilómetros con gas y otros 100 con nafta. "El motoquero se ahorra las tres cuartas partes del dinero. Cada carga de gas le sale 1,25 pesos, y la de nafta, más de 7 pesos", resaltó Iezzi.

Según señaló, el equipo está "especialmente diseñado para motos de trabajo", como los modelos Honda CG Titán y Fan, que figuran entre las más usadas para servicios de mensajería y delivery (quedan excluidos los ciclomotores y scooters ). Aunque el armado llevó tiempo y trabajo, al dúo le resultó aún más complicado lograr la certificación del Enargas (el ente regulador estatal que aprueba los equipos de GNC) y atravesar un largo proceso de pruebas y trámites.

El prototipo llegó a las autoridades en 2005 y el trámite de aprobación se extendió por un año y medio.

"Era algo totalmente nuevo y todo debía inventarse, hasta la oblea. Las pruebas se hicieron sobre una Honda CG 125 Titán. La hicieron recorrer 25.000 kilómetros y el tanque lo sometieron a varios procesos. Lo golpearon, le ejercieron presión, y resistió sin problemas", destacó el técnico.

Con el prototipo aprobado, los emprendedores fueron a una estación de servicio para realizar la primera carga y el empleado no se animó a venderles. Acto seguido, fueron en busca de todas las carpetas de aprobación para mostrar, en otra estación, que la moto estaba autorizada.

"Tampoco nos creyeron y estuvimos un largo rato esperando a que el dueño llamara a las autoridades. Finalmente, logramos cargar", dijo el creador de Ecopos.

Socios capitalistas

Los trámites terminaron por desgastar la caja de Ecopos, que se inscribió bajo la razón social de Gometal. A fines de 2007, se sumaron dos socios capitalistas -que aportaron $ 1 millón- y se abrieron la producción y el diálogo con las principales marcas de motos de la industria. "Ya tenemos listos los modelos con una de las empresas, que presentamos en varias muestras del sector. La presentación formal se realizará en pocos meses", dijo Iezzi.

Otros equipos llegaron a talleres particulares para ser instalados en motos usadas, con un costo de 1900 pesos; se vendieron más de 60.

La empresa también está en negociaciones con compradores de Colombia y Perú. "Desde Brasil también tenemos pedidos, pero el mercado es tan grande que tenemos que esperar para poder satisfacer la demanda", concluyó Iezzi, cuyo taller centraliza la producción.

Fuente: Diario La Nación, edición impresa del 19 de mayo de 2008. Nota firmada por Mercedes García Bartelt
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA