Jueves 22 de Agosto de 2019
 
 
 
 
16 de Mayo de 2008
     
 
   
 
Automotores: la Justicia analiza el cómputo de créditos fiscales
 
Una institución explica, en Infobae, el alcance de un reciente fallo en donde se resalta como criterio la real afectación del rodado a la actividad de la empresa
El cómputo del crédito fiscal de IVA en concepto de gastos de automotores fue considerado por la Justicia como imprescindible en el desarrollo de la actividad laboral.

Crédito fiscal automotor
En un reciente fallo en los autos Bayer SA sobre recurso de apelación, la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal interpretó que la enumeración del artículo 88, inciso l de la ley del Impuesto al Valor Agregado es meramente enunciativa y menciona alguna de las actividades en las que el automóvil es de real importancia, y del que no es posible prescindir para el desarrollo de la actividad laboral, como lo es para los viajantes de comercio.

Dicha interpretación es la que deriva de la letra del artículo citado, que si hubiese querido referir únicamente a los viajantes de comercio así lo hubiese hecho sin necesidad de incluir otros similares.

Al respecto, conviene recordar que la primera regla de interpretación de las leyes es dar pleno efecto a la intención del legislador, y la primera fuente para determinar la voluntad es la letra de la ley, cuyas palabras deben ser comprendidas en el sentido más obvio del entendimiento común, sin que quepa a los jueces sustituir a aquél, sino aplicar la norma tal como éste la concibió.

Esto así, cuando el mencionado inciso del artículo 88 de la ley del gravamen, y el artículo 12 de la Ley de Impuesto al Valor Agregado, habla de similares, se refiere a otros supuestos que no son el viajante de comercio, sino sujetos dedicados a la comercialización de servicios para terceros, mediante una remuneración, en las condiciones y precios fijados por las empresas para las que actúan. Es decir, los contribuyentes que en forma similar al viajante utilizan el automóvil como herramienta necesaria para el desarrollo de su trabajo.

En otro orden, se dijo que la impugnación fiscal dirigida contra las deducciones por gastos de automotores que se funda exclusivamente en la propiedad de aquéllos es puramente formal.

En efecto, el aspecto determinante para la procedencia de la deducción o la exclusión prevista en el artículo 88, inciso l de la ley del gravamen radica en la real afectación del rodado a la actividad de la empresa y su alcance, independientemente de la titularidad del automotor.

Fuente: Diario Infobaeprofesional.com, edición on line del 16 de mayo de 2008. La investigación estuvo a cargo del Departamento Técnico Legal Impositivo Arizmendi


 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA