Lunes 24 de Junio de 2019
 
 
 
 
23 de Mayo de 2008
     
 
   
 
Aventurero de lujo
 
El Volvo XC70 es una rural de tracción integral y look off road tiene un arsenal de tecnología y sistemas de seguridad. El Suplemento Autos hizo un drive test, cuyos resultados se transcriben a continuación
El Volvo XC70 es un familiar que está muy bien desarrollado. Básicamente , porque tiene múltiples sistemas de seguridad que son fáciles de interpretar y de operar.

Decimos esto porque hay vehículos que incorporan tecnologías que terminan atentando a la funcionalidad y otras a las que se le debe prestar más atención que al volante.

Vale destacar que muchos de estos dispositivos que equipan al XC70 fueron heredados del S80, como por ejemplo, el control de velocidad crucero adaptativo (ver recuadro), el sistema de advertencia de colisión que, cuando el vehículo se aproxima a otro por detrás y el conductor no reacciona, se ilumina una luz roja parpadeante en el parabrisas, mientras que se emite un aviso acústico.

Pero si el riesgo de colisión aumenta a pesar de la advertencia, se activa el sistema de ayuda al frenado, en el que para reducir el tiempo de reacción, los frenos se preparan para intervenir acercando automáticamente las zapatas contra los discos.

Además, la presión de freno se amplifica hidráulicamente aunque el conductor no pise demasiado fuerte el pedal. A su vez, para mejorar la seguridad infantil en la plaza trasera, mejoró el sistema de protección contra impactos laterales con una estructura de carrocería más resistente y sumó airbags de cortina 6 centímetros más grandes y dos cojines regulables en altura, un accesorio nunca visto en otro modelo.

Su comportamiento dinámico es muy bueno. Es un vehículo que se muestra firme en todas sus facetas, dentro y fuera del camino. En ruta es muy estable y es aquí donde hay que resaltar la efectividad del Four C, un sistema de chasis que se autoregula y que, además de utilizar diversos sensores para controlar el comportamiento, ajusta los amortiguadores según el tipo de conducción: cuando más velocidad se levanta, más rígidas se ponen las suspensiones. Tiene un motor naftero 3.2 de 238 CV que lo lleva muy bien y lo empuja cuando es necesario. Y su caja automática de 6 velocidades no admite críticas.

Por sus dimensiones y características, el XC70 no es un vehículo pensado para el off road pesado. De todos modos, cuenta con un equipamiento ideal para animarse a una aventura (tranquila).

En síntesis, un vehículo ideal para llevar segura a la familia.

Fuente: Diario Clarín, Suplemento Autos, edición on line del 23 de mayo de 2008
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA