Domingo 25 de Agosto de 2019
 
 
 
 
26 de Mayo de 2008
     
 
   
 
¿Cómo siente el sector automotriz el paro del campo?
 
El Sr. Dante Alvarez, Presidente de ACARA, habló sobre el tema para Infobae Profesional.
El abrupto corte entre el campo y el Gobierno prende luces de alerta sobre toda la economía

Este contexto pone en jaque a los sectores clave para el país y da paso a un escenario donde se postergan, por el momento, las decisiones de inversión

Las diferencias entre el Gobierno nacional y los agropecuarios terminaron de sellarse en los actos que cada sector protagonizó el 25 de mayo, una fecha que encuentra al país dividido con una expectativa inflacionaria tan alta que no hace más que generar un círculo vicioso entre la incertidumbre y la desconfianza.

El distanciamiento entre el campo y el Gobierno comienza a preocupar en diferentes sectores económicos que ponen en duda sus decisiones de inversión.

Los economistas, por su parte, elevan las expectativas de inflación y reducen los índices de crecimiento esperados para fines de 2008.

El consumo, principal motivador del auge económico, es el primer factor que prende las señales de alerta al darse una desaceleración en el mes de abril.

Automotrices y construcción, dos sectores que ganaron durante estos años de recuperación, empiezan a preocuparse por los próximos meses.

La situación llegó al punto tal que las luces de alerta están encendidas en todos los sectores que hasta ahora fueron motores del crecimiento del país. Por el lado de la demanda, el consumo, y por el lado de la oferta, la construcción, las automotrices, las entidades financieras y por supuesto, el agro.

La venta de autos, el desarrollo de la construcción y el sector inmobiliario fueron durante los últimos años dos importantes “motores de crecimiento”.

En el caso de las automotrices superaron sus propios récord de ventas, llegando en 2008 a 620.000 unidades (56% importadas y 44% de fabricación nacional), entre otras cosas por la “fiebre de consumo” que se despertó en la sociedad y por la posibilidad de ganarle a la inflación comprando un automóvil cuyo precio de recotiza mes a mes.

La construcción, por su parte, se convirtió en el destino de muchos inversores y particulares que buscaron en el ladrillo un bien durable que tuvo en los últimos años incrementos inesperados del precio del metro cuadrado y un aumento importante en la demanda de alquileres.

A pesar de las perspectivas positivas ninguno de los dos sectores logra escapar al contexto actual y admiten que hay “preocupación” por lo que puede pasar en futuras operaciones.


En el caso de las automotrices, Dante Álvarez, presidente de la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (ACARA), explicó que es imposible escapar al contexto político-económico que se vive en el país. “Circunstancialmente hay una relentización de las nuevas operaciones, es decir la firma de boletos, pero los patentamientos se mantienen porque tenemos un colchón de boletos de vehículos que habíamos vendido y que están para entregar”.

Por otro lado, adelantó que despejados los días de incertidumbre esperan volver a la tranquilidad y retomar el ritmo de crecimiento. “Los bienes durables son una forma de ahorrar, por eso escapa a cualquier problema. Es una forma de conservar el valor de la inversión”.

En cuanto a las ventas por medio del financiamiento, que también crecieron junto con la industria, Álvarez explicó que al dispararse las tasas esta opción se detiene automáticamente. Hasta ahora, un 30% de las ventas de autos son financiadas, un 9% a través de planes de ahorro y un 21% con prendas.

En el caso del Leasing, Sergio Calderón, gerente general de The Capita Corporation y presidente de la Asociación Argentina de Leasing, proyectaba un incremento de 30% para este año, sin embargo el conflicto con el agro también detiene las previsiones ya que la mayoría de las operaciones que se cierran por este medio son la compra de maquinaria agrícola, camionetas 4X4 y vehículos para transporte.

Agro, causas y consecuencias

A pesar de la crisis que atraviesa el sector en los dos últimos meses, Ferreres explicó que en el primer cuatrimestre la economía creció un 3 por ciento. Sin embargo, quienes vieron sus proyecciones afectadas fueron todos los sectores que dependen de la actividad, como por ejemplo la venta de maquinarias agrícolas.

Fuente: Diario Infobae Profesional, edición on line del 26 de mayo de 2008. Nota firmada por Guillermina Fossati

 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA