Jueves 22 de Agosto de 2019
 
 
 
 
28 de Mayo de 2008
     
 
   
 
Desde hoy, una lancha unirá en una hora Tigre y la Capital
 
Se inaugura un chárter fluvial como una opción para viajar de casa al trabajo
Una voz anuncia la partida de chárter sin escalas a la Capital. E indica las normas de seguridad: "Los salvavidas están en el techo y se ruega permanecer sentado durante todo el viaje". Más tarde, un miembro de la tripulación ofrece a los pasajeros café y snacks para degustar.

No se trata de un avión, sino del chárter náutico que, desde hoy, unirá el partido de Tigre con la Capital en, aproximadamente, una hora. El servicio, que busca captar a los usuarios de transportes terrestres que trabajan en la Capital y padecen a diario demoras en la autopista, promete ser "premium": además de recibir un refrigerio, los pasajeros tendrán a disposición el diario, butacas acolchadas y un ambiente climatizado. También podrán conectar su laptop y, en un futuro, hasta navegar por Internet.

El chárter fluvial, bautizado Proa Urbana, es provisto por la empresa Sturla Viajes, una firma con más de 60 años de historia en Tigre. La lancha zarpará de lunes a viernes, a las 8, desde la Estación Marítima, en el partido bonaerense, y llegará a las 9 a la dársena F del puerto de Buenos Aires. Allí, esperarán combis que acercarán a los pasajeros a distintos puntos del Centro. Con la combi, el viaje demandará una hora y veinte minutos.

Viaje antiestrés

La moderna embarcación avanza ligera y a ritmo constante por el Río de la Plata. El capitán apenas baja la velocidad cuando transita una zona donde la profundidad es inferior a los dos metros necesarios para navegar. Pero claro, para un automovilista que padece las demoras por accidentes, estos detalles son mínimos.

"Este servicio es un viejo sueño familiar. Llegar a Buenos Aires por tierra es cada vez peor y creemos que el río no está aprovechado. Hoy por hoy es el único lugar que no está atestado de tránsito. Por eso, el viaje que proponemos es casi una terapia antiestrés", dijo a LA NACION el vicepresidente de Sturla Viajes, Fernando Sturla.

El balanceo de las olas invita a los pasajeros a dormitar. Pero el paisaje marítimo enseguida enciende los sentidos. Un windsurfista se cruza a toda velocidad y esquiva la lancha imitando los movimientos de los motoqueros. Del otro lado, en el Club Náutico Albatros, una persona se apresta a zarpar con su yate. No hay bocinazos, sólo se oye el rugido del motor.

"Creemos que éste será un servicio que utilizará mucha gente. Nosotros esperamos transportar a 200 personas los primeros tiempos, pero tenemos capacidad para llevar hasta 600 pasajeros por hora, porque contamos con una flota de 10 lanchas", comentó Sturla.

El costo es de 15 pesos por tramo, y en caso de que haya mal tiempo para la navegación el servicio se realiza en forma terrestre.

En el futuro, la idea es replicar el chárter desde el puerto de San Fernando, Olivos y San Isidro. Pero todo dependerá de la demanda.

De todas maneras, el servicio será siempre directo, sin escalas.

Fuente: Diario La Nación, edición on line del 28 de mayo de 2008. Laura Reina

 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA