Lunes 24 de Junio de 2019
 
 
 
 
27 de Mayo de 2008
     
 
   
 
Vuelve a crecer el GNC ante la suba de naftas
 
Se acerca el invierno, pero los talleres de conversión a GNC se preparan para una nueva primavera
Los recientes aumentos en los precios de las naftas potenciaron la actividad en los talleres de montaje de equipos para GNC, con la diferencia con la nafta de alto octanaje es una de las mayores desde la irrupción del combustible gaseoso y promete seguir profundizándose de la mano de la readecuación a los valores internacionales.

Los recientes aumentos en los precios de las naftas potenciaron la brecha con el metro cúbico de Gas Natural Comprimido, ubicándola en una de las más extensas desde la irrupción del combustible gaseoso allá por 1.984. Actualmente la diferencia supera holgadamente la histórica ecuación 3 a 1 y amenaza profundizarse de la mano de la readecuación de los líquidos a los valores internacionales.

La causa de la desproporción responde a que los precios de los combustibles líquidos son fijados por las compañías petroleras, que intentan recomponer los márgenes al contexto mundial, mientras que los del GNC son dictados por los empresarios de acuerdo a su índice de rentabilidad.

Con el barril a más de 130 dólares la situación promete agravarse. Numerosos expertos en materia energética coinciden en que en poco tiempo la Argentina se convertirá en un importador de petróleo con las consecuencias que ello acarrea. Los pronósticos más desalentadores hablan de un plazo de cinco años, mientras que los más optimistas lo elevan a diez años, aproximadamente. Según Gustavo Calleja, miembro del Grupo Moreno, “la Argentina está dejando de ser un país con autoabastecimiento y se está convirtiendo en país importador. De eso no hay dudas”.

El Lic. José A. Recca de Inflex explicó a InfoBAN el panorama de esta tecnología en el ámbito internacional "la incorporación de China e India como actores principales en la economía del tercer milenio, presenta al mercado internacional de materias primas un desafío impensable hace una década atrás. No solo la cuestión relacionada con el petróleo sino también, y de mayor gravedad, el segmento alimenticio."

Esta realidad tiene su correlato "En el plano local y en referencia al sector energético, el gobierno nacional mantuvo desde el año 2003 en adelante una política de congelamiento de precios de los combustibles líquidos. Esto produjo como consecuencia inevitable dos cuestiones: mayor consumo y falta de inversión. Debido al congelamiento en el precio de los combustibles líquidos, el GNC quedó hasta ahora, relegado en la preferencia de los usuarios. Al hablar de GNC es un error solamente mirar el ahorro monetario que significa el uso del mismo.

Debe tenerse muy en cuenta el aspecto contaminación por el cual se impulsó el GNC en su nacimiento." Explica el representante del grupo Argentoil Inflex, líderes en el mercado de fabricación de tubos de alta performance.

"El panorama actual, indica que la suba de los precios de combustibles ya no puede seguir demorada y es esperable que los usuarios se vuelquen nuevamente al GNC.

Para el país es una gran ventaja contar con un consumir adaptado y familiarizado con el uso de esta fuente alternativa de energía lo cual permite un ahorro importante en el consumo de crudo a la vez que beneficia en forma tangible el medio ambiente." finalizó el Lic. Recca.

En las actuales condiciones, para recorrer cien kilómetros, el propietario de un vehículo a nafta debe desembolsar aproximadamente 41 pesos, mientras que idéntico trayecto a gas le insume poco más de 12. Esta situación ha sido advertida rápidamente por los automovilistas que se vuelven a inclinar por GNC como el sustituto ideal para seguir circulando.

Y todo esto sin contar los problemas de abastecimiento, tan recurrentes por estos tiempos que obligan a los usuarios a recorrer varias estaciones de servicio para llenar los tanques, un fenómeno que está lejos de resolverse.

Según la opinión del Instituto Argentino de la Energía de General Mosconi seguirá porque “no se han tomado medidas para evitarla, y se está operando con el mismo parque de destilerías de hace cinco años. Esto tiene una determinada capacidad productiva y, como la demanda de gasoil también es mayor, aparecen las crisis”.

Hoy día, llenar un tanque de combustible con nafta super cuesta aproximadamente $130.- con una autonomía estimada en 650 kilómetros, en tanto para idéntico recorrido al porecio promedio del GNC se deberán desembolsar $47.5 en GNC.

Esta nueva ecuación permite que la amortización del equipo y sus accesorios, haga de la conversión una alternativa rentable en materia económica y una acción personal coherente con el medioambiente.

Fuente: (InfoBAN). La nota se transcribió textualmente
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA