Miércoles 26 de Junio de 2019
 
 
 
 
6 de Mayo de 2008
     
 
   
 
Carrera con obstáculos
 
Los pilotos de la industria automotriz proyectan un crecimiento de entre el 10 y el 15 por ciento para este año. Eso situaría las ventas en unas 600.000 unidades. Cuáles son las claves que se deben considerar. Y por qué la volatilidad de los mercados afec
Hasta ahora, la carrera fue a todo vértigo. El motor puso primera y avanzó 88,4% en 2003. Al año siguiente, pisó el acelerador a fondo, con un crecimiento de 100,4%. Ya lanzado en velocidad, cerró la siguiente vuelta (2005), con un crecimiento del 29,1%. Aminoró a 14,4% en 2006, pero subió otro cambio en 2007: 22,7%, hacia la cifra récord de 544.647 ventas mayoristas. El mercado automotor se prepara para recibir en 2008 la bandera a cuadros con otra marca histórica en su haber. Pero, esta vez, el sector habrá cruzado la meta después de haber recorrido las 12 vueltas de la carrera a una marcha más moderada que en sus anteriores ediciones: los pilotos de la industria automotriz proyectan un crecimiento de ventas de entre 10% y 15%, lo que situaría al sector en algo más de 600.000 autos comercializados. Pero para alcanzar esa meta, primero, deberán haber sorteado una buena cantidad de obstáculos, tanto a nivel comercial como industrial.

"Calculamos un mercado de 620.000 autos en el año", dice Dante Álvarez, titular de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). Hacia fines del año pasado, la entidad pronosticaba unas 650.000 ventas para 2008. Sin embargo, luego revisó sus números y los ajustó. "Por la volatilidad financiera que hubo en el último semestre, se produjo una considerable suba en las tasas de interés. Y, como buena parte del crecimiento que haya este año se basará en lo que acurra con el financiamiento, ajustamos la proyección un poco a la baja", explican. Las ventas a crédito representaron el 29,4% de los 567.850 patentamientos de 2007. Una ligera mejora desde el 28% que significaron en 2006, pero aún demasiado lejos del promedio de fines de los "90 (70%).

Sin embargo, la tendencia se frenó en el primer tramo de 2008, aseguran en Acara. "La gente todavía no se anima a tomar deuda bancaria", explican. Sostienen el argumento con números: entre enero de 2007 y de 2008, el protagonismo de los bancos sobre el mercado prendario cayó del 38% al 24,8% de las operaciones. "Las tasas altas juegan en contra", coinciden. En los últimos meses, las tasas nominales ascendieron a cerca del 15%, aunque, de considerar los costos financieros, el número final se acerca al 40%. "La cuota de un préstamo bancario todavía es muy elevada, en relación con el sueldo promedio", explican en el departamento de Investigaciones Económicas de Acara. Alegan que es uno de los motivos por los que la Capital Federal fue el único distrito del país en el que, contra un crecimiento del 9% a nivel nacional, los patentamientos de cero kilómetro de enero y febrero retrocedieron: 20.490 unidades, un 3,7% menos que en el primer bimestre de 2007.

Por contrapartida, el período mostró una evolución de los planes de ahorro, alternativa que había representado el 25,6% del total de ventas financiadas el año pasado. En los dos meses iniciales de 2008, subieron 24% en facturación y 71,6% en suscripciones. "Hoy, es la herramienta elegida: la cuota es más chica y no tiene tanto impacto de la inflación, ya que se calcula sobre el valor del vehículo", explican los concesionarios.

Entre las terminales, en tanto, prima la cautela. "A principios de 2007, hablábamos de un mercado de 490.000 a 500.000 ventas mayoristas y terminó siendo de 564.000. Las 600.000, por ahora, son un piso", afirma Fernando Rodríguez Canedo, director ejecutivo de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).
Después de la devaluación, la industria automotriz, que en los "90 se había concebido para abastecer principalmente al mercado interno, adquirió un perfil netamente exportador. Con esa premisa, se decidieron los proyectos de inversión asignados a las filiales, calculados en u$s 1.200 millones ejecutados entre 2003 y 2008, cifra que, se calcula, ascenderá a u$s 3.500 millones hacia 2010.

Revitalizada con la asignación de nuevos modelos, la industria automotriz nacional también tuvo su récord de producción y exportaciones en 2007, con 544.647 vehículos ensamblados, de los cuales 316.410 (el 58,1%) se envió al exterior.

Para 2008, se pronostican 600.000 unidades fabricadas y 400.000 ventas externas. Sin embargo, para cumplir con ese objetivo, hay un par de luces de advertencia encendidas en el tablero de comando de las automotrices.

La primera, el siempre presente fantasma de la escasez energética. A varias terminales les costó hasta un 130% más pasar el último invierno, debido a las interrupciones de abastecimiento de gas y electricidad con los que el Gobierno intentó gestionar la crisis. Los fabricantes tomaron sus previsiones para la próxima estación fría, incorporando equipos propios de generación, para no lamentar horas (o días) de producción perdida. "En todo caso, ese no es el mayor problema, porque tenemos espalda financiera para asumir ese costo. El asunto es qué ocurra con los proveedores, que poseen menor margen para hacer esas inversiones", se sincera un alto ejecutivo de una automotriz europea, con proyectos en marcha por más de u$s 400 millones en el país.

La negociación salarial encendió la segunda luz de alerta. Al cierre de esta edición, la mayoría de las terminales iniciaba las conversaciones con los gremios del sector, Smata (mecánicos) y UOM (metalúrgicos), para acordar los convenios de 2008. Más allá del reclamo sindical -un aumento del 30%-, la preocupación de las empresas es que la puja no transite por los mismos carriles que los diálogos anteriores, en los que la pretensión gremial interrumpió producción -y, por tanto, exportaciones- y, a través de reclamos de "plus" y pagos extraordinarios, limó los márgenes de competitividad de las fábricas locales. "Queremos que, una vez cerrada la cifra de aumento, se respete y que la negociación esté cerrada hasta el próximo año", desliza el piloto de una de las terminales que pelea el liderazgo de producción.

Sin embargo, más allá de los riesgos del frente interno, el horizonte externo alienta al optimismo. Más de la mitad de la producción local se destina fuera del país y, en ese contexto, la pujanza del mercado brasileño es promisoria. Entre 2006 y 2007, la participación verdeamarela en el total de exportaciones de la industria automotriz argentina creció del 47,6% al 62,1%. En el primer bimestre de 2008, elevó ese peso al 70,5% de los despachos del período, un total de 43.871 unidades.

El año pasado, la venta de autos en Brasil creció 27,8%, al récord de más de 2,46 millones de unidades. En los dos primeros meses de 2008, las entregas ascendieron a 415.800, un 38,7% más que en igual período del último año. En ese contexto, las automotrices locales miran hacia el norte del río Iguazú cada vez con mayor interés, dado que, en el expansivo contexto del mercado brasileño, los productos argentinos ganaron competitividad, por la apreciación del real. "Además, es más atractivo vender allá: medidos en dólares, los valores de los 0 km son 30% superiores en Brasil", reconocen en una automotriz estadounidense. El cierre parcial del mercado venezolano también contribuyó al crecimiento de Brasil como destino exportador (ver aparte).

Así las cosas, en el primer bimestre el sector acumuló un crecimiento del 42,5% en producción (74.865 unidades), del 45,9% en exportaciones (43.871 envíos) y del 15% en ventas mayoristas (102.578 entregas), según Adefa. Al cierre de esta edición se preveían para el trimestre volúmenes menores a los de igual período de 2007, motivados por la mayor cantidad de días feriados que hubo en marzo de este año y, en el último tramo de esta etapa, por las dificultades de abastecimiento de piezas a las plantas, y de vehículos terminados, a las concesionarias y buques de carga, que provocó la protesta agraria. Otra inesperada valla más que el sector se vio obligado a superar.

Fuente: Revista RPM. La nota está firmada por Juan Manuel Compte

 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA