Lunes 24 de Junio de 2019
 
 
 
 
14 de Abril de 2008
     
 
   
 
Argentina busca "su lugar en el mundo" para la producción de automóviles
 
La Argentina se perfila como país clave de Latinoamérica para atraer inversores
El crecimiento de los países emergentes y en especial de los asiáticos, con ventajas en logística y mano de obra barata, comenzaron a incidir en un cambio inesperado en la industria automotriz mundial, liderada hasta el momento por las economías desarrolladas.

La región latinoamericana no queda exenta de esta realidad y la Argentina, después de mantener tasas de crecimiento del 20% anual, también encuentra un nuevo posicionamiento mundial.

Los cambios en el mercado local tienen su punto de partida en 2002, cuando la industria empieza a modificarse en comparación con la década de los ’90. “Esto tuvo que ver con las inversiones realizadas por las terminales y con los nuevos proyectos anunciados”, explicó Fernando Rodríguez Canedo, director ejecutivo de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Durante los ’90 las exportaciones argentinas tuvieron como mira principal Brasil, donde se realizaba el 95% de los envíos. Después de la crisis las reglas de juego cambiaron y se orientaron a la fabricación de modelos exclusivos para mercados europeos y otros para la región.

De esta manera las estadísticas de exportación se modificaron y mientras un 50% se sigue destinando a Brasil, un 45% es para envíos a otros países, cambiando la realidad de la industria local por su influencia en nuevos mercados, ampliando los límites de proyección.

“Estos datos permiten pensar que estamos frente a una industria que será sustentable en el tiempo. Las terminales locales tienen planes a largo plazo y empiezan a sumarse a Brasil y México como un mercado fuerte de la región latinoamericana que los grandes fabricantes del mundo miran antes de decidir a que lugar destinar una inversión”, explicó Rodríguez Canedo,

Para Ford, empresa que está posicionada entre las 10 marcas líderes del país ocupando el primer puesto entre las automotrices (según datos de la empresa), el mercado Argentino es claramente el segundo en importancia en la región, luego de Brasil.

“La combinación de las mejorías en economía de escala en la industria y la conveniencia de invertir en Argentina por su posición macro-económica, nos ponen en una excelente posición para exportar nuestros productos fabricados en Pacheco a prácticamente toda la región: México, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela, Colombia, Chile, Perú, y una multiplicidad de mercados de Centro América”, explicó Hernán Galdeano, director de Marketing y Ventas de Ford Argentina.

En la planta de General Pacheco, una de las más modernas y eficientes de Ford en cuanto a procesos de manufactura, se fabrican alrededor de 100.000 unidades por año de los modelos Focus y Ranger, de los cuales se exportan unas 67.000 unidades, es decir unos 2/3 del total de la producción.

Claves del crecimiento
Para seguir creciendo la Argentina no solo debe mirar a los competidores más cercanos de la región sino también al resto de los países, especialmente los del Este.

“Hoy la Argentina no solamente tiene que pelear con Brasil y México, con quienes tiene grandes diferencias de escala, sino también con el resto del mundo. Brasil, por ejemplo, es una industria de 3 millones. Entonces, lo más importante son las diferencias de competitividad que puede garantizar el mercado, donde se ponen en juego tres factores:

Competitividad
Precio
Calidad

Sin estos factores es difícil pelear con las industrias fuertes los proyectos de inversión, donde además influye la localización, que es una ventaja de los países asiáticos.

“Hoy los productos argentinos están presentes en los cinco continentes. Por ejemplo el Peugeot 307, la Toyota Hilux y la Sprinter de Mercedes Benz se fabrican exclusivamente en la Argentina y sólo algún otro país. Estos logros son muy importantes para la industria”, explicaron en Adefa.

Cambios internos
Con el auge de la industria local, los anuncios de inversiones y las cifras de fabricación y ventas, también hay un cambio en la realidad del sector interno.

“El mercado tiende a una segmentación cada vez mayor, de modo que en el mediano plazo será improbable que alguno de los "jugadores" en nuestra industria pueda acumular más de un 20% de participación en el mercado, como ocurría hace algunos pocos años atrás”, explican en Ford.

En este contexto muchas marcas comenzaron a imponerse y ganarse un espacio entre los consumidores, y aunque las líderes son inamovibles, aparecieron grandes campañas de compañías coreanas, japonesas o chinas para encontrar su lugar. De hecho la Toyota Hilux se convirtió en una de las pick up más competitivas ganando mercado a la Ranger de Ford y la S10 de Chevrolet, marcas emblemáticas para el uso en el campo.

En cuanto a las coreanas, un caso concreto es el de Kia. Según Sebastián Dañil, Gerente de Marketing en Argentina, las marcas Coreanas vienen siguiendo el mismo camino que hicieron en la década del 80 las japonesas.

Comenzaron hace algunos años como marcas "Value for Money", pero entrado el siglo XXI llevaron a cabo un proceso de transformación de sus productos a nivel de diseño, tecnología, calidad y confiabilidad.

A esto se suma el accionar de marketing que hoy las posiciona en el mundo como marcas líderes, a punto tal que el grupo Hyundai-KIA es hoy la sexta automotriz a nivel global y busca el puesto número 5 para el año 2010.

Desafíos a futuro
Las expectativas de crecimiento no deben dejar de lado las distancias que aún separan a la Argentina de los países vecinos. Con Brasil la relación de fabricación es de 5 a 1. A nivel local se proyecta una industria de 600.000 unidades.

Por otro lado, se debe lograr un mayor desarrollo de todos los sectores que la integran, como los autopartistas, donde están faltando inversiones para acompañar el desarrolo de las terminales.

Además, en la búsqueda de competitividad son importantes otros factores como los costos salariales, que se incrementan continuamente y es una de las cuestiones más importantes para la industria.

Las marcas que importan sus modelos tienen otros problema que enfrentar:

Sufren el doble efecto de la devaluación.
Y los aranceles de importación son del 35%, los más altos.
"Entonces la penetración resulta más complicada y en el caso de Kia el posicionamiento sigue siendo de nicho", explicó el gerente. No obstante, en los segmentos en los que compiten tienen una presencia destacada, como con la Carnival que es en este momento la Minivan más vendida del mercado argentino.

Resto del mundo
Los pronósticos sobre el cambio mundial de la producción automotriz comenzaron a intensificarse a partir de los balances de 2007, cuando Japón dio el gran golpe convirtiendo a Toyota en la marca que más vendió en 2007, desplazando a la líder global por décadas, la estadounidense General Motors.

“Hace algunos años hablábamos de las tres grandes (Ford, GM y Chrysler) como algo inamovible y la realidad nos está mostrando cómo, con visiones a largo plazo, altos niveles de calidad y satisfacción de clientes, otras compañías tradicionalmente más pequeñas están logrando hasta lo inimaginable”, explicó el director de Marketing y Ventas de Ford Argentina.

También mercados tradicionalmente pequeños o aún con un gran potencial pero con culturas o proyectos políticos más cerrados, pasan a jugar roles importantes en el concierto mundial debido a su crecimiento.

“Si bien esto nos va dejando algunas lecciones para aprender, Ford Motor Co es una empresa presente a nivel industrial y comercial en todo el mundo y se encuentra en inmejorable posición, con su amplia cartera de marcas y productos, para crecer rápidamente en mercados el Este”, explica el directivo.

El segundo golpe que hizo "prestar atención" al cambio de la industria comenzó a sentirse fuertemente cuando muchas marcas de primer nivel anunciaron que instalarían nuevos centros de producción en países del este o que ampliarían sus ventas gracias al desarrollo de esos países. Algunos casos concretos son:

Toyota: Tailandia se convirtió en el segundo exportador de autos de la marca.

Mercedes Benz: una de las sedes más importantes de la fabricación de autopartes también se encuentra en Tailandia.

Renault: espera crecer en 2008 gracias a la expansión en el mercado tailandés y ruso. Además utilizó ingenieros rumanos para desarrollar el modelo Logan.

General Motors Corp: comenzó a diseñar los interiores de los modelos Buick que venderá en EE.UU en mercados del Este.

Honda Motor Co.: planea crear un centro de desarrollo en Guangzhou con uno de sus socios en China. La compañía tuvo grandes pérdidas pero su mejor desempeño fue en algunos mercados emergentes, especialmente en América Latina.

Chrysler LLC: comenzará a trasladar las labores de desarrollo a países de costos más bajos.

Ford: junto a su participada japonesa Mazda invertirán u$s500 millones en la construcción de una nueva fábrica que estará lista en 2009 en Tailandia.

Nissan: en el centro de Hanoi cuenta con un equipo de 700 ingenieros vietnamitas que diseñan componentes básicos de automóviles. Los ingenieros vietnamitas ganan US$200 al mes, la décima parte de lo que cobran en Japón y en Estados Unidos, según Nissan.

Kia: Su meta ha sido posicionarse en mercados meta como Europa y EE.UU pero. ahora comenzó la segunda etapa con el crecimiento de la presencia en otros mercados emergentes como Europa del Este, África y la región de Centro y Sudamérica. Dentro de los planes de expansión está previsto una planta en Mercosur en los próximos años, lo que potenciará la presencia de KIA y su participación en el mercado local.
Hyundai Motor Co.: inauguró su segunda planta en la India, con la meta de superar a la creciente competencia y cimentar el lugar de ese país como excelente mercado para los automóviles pequeños.

En general, las expectativas de las principales compañías automotrices están centradas en los mercados emergentes. Ninguna marca quiere quedarse fuera de la tendencia y perder la oportunidad de un momento histórico que puede cambiar las reglas de juego, y dejar lugar a las nuevas empresas para que lideren el crecimiento de los próximos años.

Las grandes terminales, por su parte, rediseñan estrategias y ya piensan en como competir en este mapa de los fabricantes versión siglo XXI

Fuente: Diario Infobae Profesional, edición on line del 14 de abril de 2008
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA