Jueves 22 de Agosto de 2019
 
 
 
 
15 de Abril de 2008
     
 
   
 
Empieza a ser más difícil vender una propiedad en Buenos Aires
 
Los ‘brokers’ porteños reconocen que la conjunción de la falta de crédito, el enrarecimiento del clima político, el alza de los costos y la mayor oferta de metros frente a una escasa demanda está haciendo difícil la comercialización de las viviendas.
El mercado inmobiliario comienza a sentir la falta de crédito, el mal clima político y los cimbronazos de países como Estados Unidos y España. El Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), dio a conocer ayer su encuesta sobre la demanda y los precios del mercado en la ciudad y sus alrededores, la cual refleja una baja en las expectativas de las inmobiliarias.

Según consigna el trabajo, que relevó inmobiliarias con oferta en barrios como Palermo, Barrio Norte, Caballito y Recoleta, Olivos y Vicente López, el 52 % de las inmobiliarias consideró que sus expectativas eran similares a las del año anterior y el 43 % dijo que eran menores.

“Existe una sobreoferta de metros cuadrados, que era algo que se preveía, y no somos ajenos a las crisis que se comienzan a sentir en otros países del mundo”, aseguró Alejandra Covello, de Covello Propiedades. “Esta es una tendencia mundial, que en la Argentina no está a la altura aún de lo que sucede en España o en Miami, pero que ya se está empezando a sentir, en especial por la falta de crédito”, argumentó la empresaria. Y aseguró que “si las constructoras empiezan a dar créditos o los bancos amplían las líneas, esta situación se revierte, porque la Argentina es de los pocos lugares donde se construye y se compra con capital propio”.

Gregorio Berberian, de Shenk Inmobiliaria, dijo a El Cronista que en la actualidad “las negociaciones están siendo más complejas, más costosas. El clima político y los altos costos de la construcción están frenando las operaciones”. “Cuesta vender las propiedades nuevas porque los costos están altos y porque hay una oferta de metros cuadrados mayor a la demanda existente”, aseguró el broker, luego de reflexionar que “con los precios actuales, sólo un sector de la sociedad podrá acceder a esas edificaciones”.

Usados a precios nuevos

Muchos compradores apuntaron al mercado del usado para llegar a la casa propia. Sin embargo, en algunas zonas, casi no hay diferencia. “Hay zonas en las que los departamentos de 40 años alcanzan un valor del 80% de otro igual a estrenar y que, además, posee más amenities. Esta escasa diferencia tiene que ver con que la edificación más antigua siguió la tendencia de la nueva”, afirmó Covello.

En la misma línea, Berberian ratificó lo dicho por Covello y agregó que esa situación se va a resolver “cuando se terminen las nuevas edificaciones”. Pero reconoció que el precio de los usados “va muy de la mano de los nuevos. Si sube uno, sube el otro”.

Tanto los departamentos a estrenar, los usados, como las casas, todos los sectores, sin distinción, enfrentan una baja. “Hoy, cuesta mucho más vender, las ofertas son más peleadas, concluyó Berberian.

Fuente: Diario El Cronista Comercial, edición on line del 15 de abril de 2008. Nota firmada por David Cayón.
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA