Sábado 15 de Junio de 2019
 
 
 
 
29 de Abril de 2008
     
 
   
 
Un plan para pasar cuando hay hielo
 
Por la cercanía del invierno, funcionarios nacionales y transportistas estudian un plan para mantener abierto el tránsito a través de la Cordillera
Cada región del país, en cuanto a logística y transporte, tiene su propia dinámica. Dependiendo de la cuestión geográfica, el clima, las rutas y los emprendimientos comerciales que dominan el espectro, las firmas dedicadas al rubro deben adaptarse para poder ser eficientes y sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo.

En esta oportunidad, el análisis recae sobre la región cuyana, una región clave de la economía argentina, la llave de acceso al Pacífico a través de la Cordillera de los Andes y dueña de una riqueza de suelos y un clima apto para inversiones de distinto tipo, donde sobresale la industria vitivinícola. Además, Mendoza, San Juan y sus pasos aledaños reciben diariamente miles de camiones que utilizan sus caminos para ir y venir de Chile.

Una problemática particular que requiere de una logística cada vez más confiable para el intenso comercio que tiene el país trasandino, como uno de sus extremos, pero que del otro se extiende hasta Brasil, por ser un trayecto importante en lo que se reconoce como Ruta del MERCOSUR.

El paso del Cristo Redentor y la posibilidad que éste brinda al mercado regional, son determinantes a la hora de contabilizar el transporte para el comercio exterior. De presentar un tráfico de camiones de entre 500 a 600 por día hasta 2000, se duplicaron los volúmenes hasta superar 1200 vehículos de cargas por cada jornada, según cifras aportadas por el sector empresario.

El frío llega todos los años

Las dificultades más concretas que señala Andreu “siguen siendo los cortes en época invernal, a pesar de las obras de mejoras que se pusieron en marcha por iniciativa de la Dirección Nacional de Vialidad, de la Federación de Entidades Empresarias del Autotransporte de cargas (Fadeeac) y de Aprocam. El invierno pasado fue el más crudo de los últimos 15 años y se vio reflejado el esfuerzo realizado pr estas entidades, porque si no, hubiera sido peor aún”, opinó.

Hernán Lahun, gerente general de Andesmar, otra transportista de la zona, estima que “para evitar los cortes, la salida más interesante es la del túnel a baja altura, pero el alto costo de la obra lo hace prácticamente improbable. Si bien existen algunas rutas en buen estado, el eje principal de nuestra actividad se desarrolla sobre la ruta 7, en el corredor Internacional Puente del Inca, que sigue sufriendo el problema de los cortes invernales provocados por la escasa infraestructura necesaria para mantener el corredor activo todo el año”.

“Por este motivo”, destacó, “los meses de invierno son la época del año con menor rentabilidad en la actividad del transporte internacional por esta vía. Igualmente, tenemos depósitos para almacenar las cargas a la espera del reanudación del tráfico y disponemos del espacio necesario para mantener un stock en forma permanente, agilizando y organizando la logística de nuestros clientes”.

La cercanía de la estación más cruda del año ha venido motivando diversas reuniones en estos días. A principios de abril, en el marco de un encuentro de delegaciones de Transportes del MERCOSUR, en Mendoza, un grupo dedicado al transporte de cargas dialogará con representantes de Aprocam. El martes pasado, el escenario fue la cancillería y su anfitrión el canciller, Jorge Taiana, quien recibió al gobernador mendocino Celso Jaque, al titular de Fadeec, Luis Morales, y a Leonardo Andreu por Aprocam, entre otros participantes.

Jaque fue quien informó tras el encuentro que se acordó generar “un espacio de trabajo conjunto – Nación, Provincia, empresarios – y también vamos a invitar al Congreso a sumarse a esta tarea”, dirigida en principio a solucionar las trabas que soportan los camiones al cruzar la frontera, en Túnel Internacional del Cristo Redentor, por las demoras en Los Libertadores. A los perjuicios comerciales que esto ocasiona, se le suman las graves condiciones de trabajo que sufren allí los chóferes, especialmente en la temporada invernal.

El grupo de trabajo en ciernes tendrá que alcanzar un acuerdo con Chile para que este país traslade a la localidad de Guardia Vieja el control aduanero de Los Libertadores, el que está considerado de suficiente infraestructura e inadecuada localización geográfica. Morales, en nombre del sector empresario, dijo que se viene reclamando a Chile “reciprocidad”, ya que la Argentina relocalizó en su momento el puesto de control y fiscalización que funcionaba en Los Horcones, localidad de Uspallata.

En junio del año pasado se puso en marcha el Sistema de Manejo y Control de Vialiad Invernal en la ruta Nacional 7, en el túnel Cristo Redentor, un plan ideado para acortar la cantidad de días que pasan los camiones varados en el paso fronterizo. Según estudios provados, cada día de cierre obligado del paso, les cuesta a las empresas de carga transporte uns 2 millones de pesos.

Las obras encaradas incluyeron mejoras en la circunvalación de Mendoza y los accesos al paso Cristo Redentor, con la rehabilitación y ampliación de cobertizos de protección contra nevadas y avalanchas que frecuentemente bloquean el paso por hasta 60 días al año en los inviernos más crudos. También la pavimentación y las mejoras en los accesos al Paso Pehuenche (Ruta Nacional 40 Sur y Ruta Nacional 145), que reprsentan un paso alterno para la carga pesada cuadno la nieve sobrepasa los límites lógicos.

En franco crecimiento
La importancia en la zona del rubro transporte se traduce en un crecimiento que fue de entre el 15 y el 18% en 2007. Las expectativas para el año que corre, siguen siendo optimistas y empresas como Andreu prevén seguir prosperando en este 2008; la facturación tiene que mostrar las incidencias” dice Abreu.

En tanto, en Andesmar se registró “un crecimiento comercial de 9,5% en 2007, respecto de 2006. Para este año las perspectivas son optimistas, ya que esperamos un crecimiento comercial del 15%. Para ellos se sumarán servicio de almacenamiento, distribución, cross docking, y warehousing handling, entre otros, tanto en Argentina, Chile, como Uruguay – anticipa Lahun.

Más allá de la actividad relacionada con Mendoza, esta firma tiene un corredor logístico que va desde pocitos, en el límite con Bolivia, hasta Río Gallegos. “En 2007 tuvimos una evolución muy favorable, con un crecimiento del 25% en kilos transportados, y para este año prevemos un índice similar, ya que la industria sigue reactivándose”, comenta Lahun, que muestra con orgullo uno de los símbolos de Andesmar: “Con 2000 empleados, somos el primer empleador de Mendoza”.

No obstante, y Cristo Redentor aparte, el directivo apunta algunos problemas que deben sortear las empresas cuyanas en la actualidad. “Altos costos locales versus costos internacionales que nos colocan en posición de desventaja con respecto a Chile. Además, se puede nombrar bajo precio de mercado, falta de líneas ventajosas para el sector, entre otras”.

Fuente: Diario La Nación, edición impresa del 29 de abril de 2008, Suplemento Transporte & Logística
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA