Domingo 25 de Agosto de 2019
 
 
 
 
29 de Abril de 2008
     
 
   
 
Poco gasoil en La Plata y alrededores
 
Ayer fue un día crítico para conseguir combustibles
"Hace una hora y media que estoy buscando una estación que me venda gasoil, recorrí 17 locales, pero en ninguna había", fue el relato angustiado de Gabriel Sánchez, taxista, que como otros miles de automovilistas, se vio obligado a armarse de paciencia y hacer una extensa cola para cargar un poco de combustible. Si bien en lo que va del año la "sequía" se vino registrando fundamentalmente durante los fines de semana, ayer esta regla tuvo su excepción.

Luis Malchiodi, titular de la Federación de Expendedores de Combustibles fue categórico: "la realidad es lo que vemos, no hay combustibles a pesar de lo que el Gobierno dice". Encontrar una estación abierta fue para muchos como hallar un oasis en el medio de un desierto. Ese fue el caso de quienes llegaban a 7 y 85, aunque la felicidad de los automovilistas les duraba hasta leer el cartel que informaba de las restricciones para cargar sus tanques: "micros y camiones, 50 pesos. Autos y camionetas, 30 pesos. Nafta, 30 pesos".

INDIGNACION

Roberto Vitale es el propietario de tres estaciones de servicio de YPF, una en avenida 44 y 31, otra de la mano de enfrente sobre la avenida 131 y una tercera, en la rotonda del Cementerio. Esta última, cerrada desde hace un mes por falta de abastecimiento y consecuentemente baja rentabilidad. "El 18 de abril fue la última vez que recibí nafta súper, el jueves pasado me dejaron algo de gasoil, pero ya se acabó. No puedo tener un comercio con mil litros de Fangio cuando lo que habitualmente se vendía era unos 25 mil litros por día", explicó indignado.

No son pocos los empresarios del sector que presagian que de no revertirse la situación, la Ciudad va a convertirse en un cementerio de estaciones de servicio. "Del departamento comercial de YPF me avisaron que hasta mayo no me van a vender combustibles porque se agotaron los cupos. El mes pasado tuve que cerrar 8 días por falta de abastecimiento, en otras ocasiones perdí hasta 11 días de trabajo; aunque yo no quiera si siguen mandando tan baja cantidad de productos voy a estar obligado a suspender al personal", sostuvo Vitale.

EN LA REGION

En Berisso, Ensenada y Brandsen la situación fue la misma. "Las estaciones están cerradas y es extraño que no se hayan hecho entregas. Las que tienen un poco, lo racionan para que alcance para la mayor cantidad de clientes posibles. El aumento del crudo en un 30 por ciento provocó un desastre y la razón por la que no tenemos combustibles salta a la vista porque nosotros vendemos los combustibles a un tercio del valor de lo que se venden en los países limítrofes y para las petroleras es preferible exportarlos", agregó Malchiodi.

Los dueños de los comercios de bandera blanca también hicieron escuchar su protesta: "cada vez tenemos menos cupo, las petroleras no entregan ni gasoil ni naftas, aunque con éste combustible tenemos menos problemas. La situación es crítica, aunque como en mi caso tengo lavadero y un minimercado esas actividades van cubriendo el otro déficit", concluyó Américo, propietario de la estación de avenida 1 y 60.

Fuente: Diario El Día de La Plata, edición on line del 29 de abril de 2008
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA