Miércoles 19 de Junio de 2019
 
 
 
 
22 de Julio de 2008
     
 
   
 
El 90% de los accidentes son evitables
 
El cinturón reduce un 50% las secuelas en un choque; el uso del casco hubiera salvado este año la vida de 400 personas
El 90 por ciento de los accidentes de tránsito podrían evitarse, según estimaciones del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi). Esto surge del hecho de que ese porcentaje de los accidentes es producto de fallas humanas. En lo que va del año, 4070 personas perdieron la vida en estas tragedias, según datos de la Asociación Civil Luchemos por la Vida.

Si bien la palabra "accidente" remite a algo que es inevitable, las lesiones sufridas por sus protagonistas podrían disminuirse si se tomaran precauciones básicas.

La Argentina mantiene un promedio de 22 muertos por día en accidentes viales, es decir, 678 por mes. A pesar de las campañas organizadas desde el Gobierno y desde distintas ONG, conductores y peatones siguen sin respetar algunas normas esenciales que podrían salvar vidas.

El uso del cinturón de seguridad es una de las principales acciones preventivas. Diversos estudios internacionales indican que si conductores y pasajeros de los asientos delanteros se los colocan, se reduciría entre un 40 y un 50 por ciento el riesgo de sufrir consecuencias en caso de un choque. El informe aporta precisiones: se reduciría entre el 43 y el 65 por ciento el riesgo de sufrir traumatismos graves. Por otro lado, el riesgo de lesiones mortales se reduce entre un 40 y un 60 por ciento.

Un estudio de Luchemos por la Vida revela que en la ciudad de Buenos Aires sólo el 30% de los conductores utiliza el cinturón. La importancia de su uso, tanto en asientos delanteros como traseros, fue ejemplificada por el Cesvi del siguiente modo: en un choque a 60 km/h, un niño de unos 20 kilos sin la sujeción adecuada sería proyectado con una fuerza de 340 kg, lo que le provocaría graves lesiones, incluso la muerte.

La importancia del casco
Según un informe del Instituto de Seguridad y Educación Vial (Isev), entre 2006 y 2008 aumentó un 13 por ciento la cantidad de motocicletas que participaron de accidentes de tránsito en el país; representan el 23% del total de vehículos involucrados.

Luchemos por la Vida lanzó una campaña con el lema de "Vos, que tenés cerebro, usalo". El objetivo es concientizar a la gente de que las lesiones en la cabeza causan el 80% de las muertes en moto y ciclomotor y son la principal causa de discapacidad permanente. Las principales víctimas son jóvenes menores de 25 años, y se estima que unas 500 personas mueren por año en este tipo de accidentes. Es decir que puede estimarse que unas 400 de esas muertes podrían haberse evitado si los conductores hubieran utilizado casco.

Infracciones "comunes"
Peatones y conductores cometen a diario infracciones simples que pueden provocar accidentes graves. En el caso de los peatones, cruzar por el medio de la calle, pararse sobre la calzada y no respetar el semáforo son las principales. Estas infracciones son la causa del 50 por ciento de las muertes en accidentes de tránsito.

En el caso de los vehículos, unos estudios internacionales estiman que llevar encendidas las luces bajas durante todo el día reduciría la cantidad de accidentes otro 5 u 8 por ciento. Según el relevamiento de varias organizaciones, en Buenos Aires esta medida no tiene alto acatamiento; ni siquiera en circunstancias climáticas adversas.

Manejo responsable
Este año, el gobierno porteño, varias organizaciones y algunas empresas lanzaron campañas con el objetivo de evitar que los conductores manejen alcoholizados. Si bien a los conductores particulares se les permite, en la Capital, un máximo de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre, algunas ONG promueven la tolerancia cero. Según el Cesvi, con un cuarto del límite de alcohol en sangre que permite la ley, la precisión al conducir ya se reduce un 60 por ciento.

Otras campañas, como la del conductor responsable, a cargo de la Dirección de Seguridad Vial, la Unidad de Coordinación de Políticas de Juventud y la Cámara Cervecera, buscan crear en los jóvenes la conciencia del peligro que significa conducir alcoholizado.

Por otra parte, un estudio realizado en Nueva Zelanda, difundido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), enfatizó los peligros que implica manejar con fatiga.

Esta investigación recomienda que no se conduzca si se tiene sensación de somnolencia o si se ha dormido menos de cinco horas en las veinticuatro horas anteriores al momento del manejo. Si se atendieran estos consejos, sostienen los expertos, se podría evitar casi el 20 por ciento de los accidentes.

Fuente: Diario La Nación, edición impresa del 22 de julio de 2008. Nota firmada por Sol Amaya
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA