Domingo 25 de Agosto de 2019
 
 
 
 
22 de Julio de 2008
     
 
   
 
Prometen triplicar las grúas para autos mal estacionados
 
Macri dijo que esa infracción hoy reduce un 30% la circulación en la zona céntrica
Repitiendo una vez que el tránsito porteño está "colapsado", Mauricio Macri prometió ayer triplicar la cantidad de grúas que trabajan en el micro y macro centro levantando autos mal estacionados.

El jefe de Gobierno dijo que el estacionamiento indebido "reduce en un 30% la capacidad de circulación en la zona céntrica" y afirmó que con una intensificación de los controles espera que "los vecinos y los que vienen de afuera a trabajar en la Ciudad entiendan que hay que respetar a los otros ciudadanos y que no se puede estacionar en cualquier lugar".

Macri no hizo ninguna referencia a que las dos empresas que tienen la concesión desde la época del intendente Carlos Grosso –SEC y STO– tienen sus contratos vencidos desde 2001 y continúan a cargo a pesar de que ya en 2004 un fallo judicial ordenó al Gobierno de la Ciudad regularizar la situación.

El jefe de Gobierno hizo ayer estas declaraciones en el Teatro San Martín, al abrir las jornadas "La Ciudad y la Movilidad", que finalizarán hoy, con la participación de especialistas en transporte de la Argentina y el exterior.

En el Ministerio de Justicia y Seguridad explicaron que la Ciudad posee siete grúas propias y que se incorporarán entre ocho y 10 más. Agregaron que las empresas concesionarias hoy tienen 16 y que sumarán 16 más: o sea el doble.

Durante las Jornadas, el subsecretario de Proyectos de Urbanismo, Jorge Sábato, presentó el plan "Prioridad Peatón", que propone ampliar las veredas y reducir las calzadas en el centro de la Ciudad. La política sigue la tendencia de las medidas para desalentar el uso del auto tomadas en las gestiones de Aníbal Ibarra y Jorge Telerman, quienes, por ejemplo, vieron el ensanchamiento de las veredas de la avenida Corrientes, entre Callao y Cerrito.

Por su lado, el director del Instituto para la Ciudad en Movimiento, Andrés Borthagaray, pidió revisar las prioridades en inversiones para infraestructura. En ese sentido, dio como un ejemplo negativo el caso de AUSA, la empresa estatal de autopistas, que reinvierte en la construcción de más autopistas lo recaudado por peajes, en lugar de que ese dinero vaya a otras áreas del Estado y se destine a mejorar la infraestructura del transporte público.

"Si bien no resuelve todo, un alto nivel de inversión en infraestructura para el transporte es fundamental", concluyó.

Fuente: Diario Clarín, edición on line del 22 de julio de 2008
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA