Miércoles 26 de Junio de 2019
 
 
 
 
28 de Julio de 2008
     
 
   
 
ACARA y la reforma tributaria
 
El Sr. Horacio De Lorenzi, director general de ACARA, habló con Infobae Profesional acerca de los inconvenientes que acarrea la nueva reforma tributaria aprobada recientemente en la legislatura de la Provincia de Buenos Aires
La nueva reforma tributaria impulsada por el gobernador Daniel Scioli y recientemente aprobada en la legislatura de la provincia de Buenos Aires generó preocupación entre contribuyentes y especialistas en temas tributarios. La derogación del Impuesto a la Riqueza vino acompaña de un "impuestazo" en materia de Ingresos Brutos con mayores alícuotas y eliminación de exenciones, entre otros aspectos.

Expertos consultados por iprofesional.com advierten que “desata una distorsión económica significativa” y que su aplicación “tendrá incidencia en los precios que paga la población”.

Así, afirman que la suba del Impuesto sobre los Ingresos Brutos a comercios e industrias, representa “una sentencia de muerte del Pacto Fiscal Federal”.

Puntos Importantes
Los tributaristas aseguran que la medida tiene un “neto corte recaudatorio” tendrá un claro efecto en la inequidad tributaria y la seguridad jurídica.

Afirman que se trasladará a los precios de los bienes y servicios que se comercializan y puede afectar la competitividad.

De hecho, los cambios que introduce la reforma se orientan a incrementar los fondos de las arcas provinciales en unos $2.200 millones en 2009

Duros cuestionamientos

Diversos referentes del sector empresarial local dieron su opinión respecto a este tema. Por su parte, el director general de la Asociación de Concesionarios de Autos de la República Argentina (ACARA), Horacio Delorenzi, considera que “el incremento es absurdo" y que la entidad "seguirá el camino judicial" para impedir la suba.

Delorenzi sostiene que la suba del 3,9 al 4,5% del gravamen, junto con los impuestos nacionales y municipales "representan al 60% del margen" del 13% con el que trabajan las concesionarias y que el incremento tiene “carácter confiscatorio”.

Adicionalmente, otros especialistas consultados por iprofesional.com, que prefirieron no revelar su identidad, cuestionan la eventual suba de Ingresos Brutos y dicen que “en lugar de dirigirse hacia una eliminación del citado tributo, nuestras provincias acentúan su incidencia cada vez que sus cuentas fiscales no cierran, cuando quizás sería mucho más razonable que se intentara bajar el gasto”.

Y añaden: “Sería importante que tanto los integrantes del Poder Ejecutivo como el Parlamento no restrinjan su visión a la duración de su mandato, sino que de una vez por todas representen a los habitantes de la provincia e intenten construirla seriamente a largo plazo”.

El extenso informe del matutino porteño termina consignando que, como contracara, se derogó el Impuesto a la Riqueza, una sobrealícuota que se cobraba sobre el impuesto Inmobiliario Urbano y el de Automotores para aquellos contribuyentes que tienen un patrimonio superior al medio millón de pesos.

Fuente: Diario Infobae Profesional, edición on line del 25 de julio de 2008. Nota firmada po Paola Quain

 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA