Domingo 16 de Junio de 2019
 
 
 
 
28 de Julio de 2008
     
 
   
 
Producción de automotores: buenas noticias
 
Un artículo publicado en Infobae Profesional del 28 de julio comenta cómo el sector de la producción automotriz ha quedado como el mejor posicionado, luego del conflicto por el campo.
La grieta profunda que resintió a los principales sectores que garantizaron el auge económico de la era kirchnerista dejó en pocos días consecuencias preocupantes para el sistema, que necesitará, seguramente, de un largo plazo para soldarse.

La desaceleración de la economía afectó a los principales sectores que hasta el momento mantuvieron el crecimiento del país.

La construcción sintió la caída de los permisos de obras; bancos la salida de depósitos y agro la pérdida de mercado internacionales.

Automotrices es el bloque de la industria que logró mantener sus pronósticos y que justifica el 50% del crecimiento del EMI.

Se esperan vender 620.000 unidades y cumplir con las inversiones previstas de u$s3.500 millones hasta 2010.

De acuerdo a las primeras evaluaciones que se realizaron sector por sector el costo del cambio de expectativas no es bajo:

La construcción sufrió la caída más importante desde que empezó a repuntar, tras la crisis económica de 2001

El agro quedó gravemente lesionado con pérdida de mercados internacionales y un desgaste que aún no terminó porque resta definir una política clara

El sistema financiero fue víctima de la salida de depósitos y el aumento de tasas, que encareció el crédito y lo alejó de particulares y empresas.
A esto se debe sumar un cambio en la demanda por parte de la población que muestra temor a endeudarse y a seguir con la fiesta de consumo que llevaba hasta el momento.

En este contexto, solamente un sector parece no perder impulso y se muestra fuerte para el segundo semestre, garantizando a su vez que la industria retome su impulso y manteniendo las proyecciones de ventas.

Se trata, según los expertos y empresarios del sector, de las automotrices, un rubro que viene creciendo y cuyas inversiones hasta 2010, proyectadas en u$s3.500 millones (de los cuales un 20% se destinará a proveedores autopartistas), no se modificaron tras el conflicto entre entre el campo y el Gobierno.

“Casi la mitad de la expansión de la industria se explicó por la producción de vehículos, cuando en 2007 este contribuía con un tercio. El nivel de actividad (que mide el EMI) depende cada vez más de esta industria, y si a esta se le suman las metálicas básicas y la metalmecánica se puede explicar el 75% del crecimiento industrial del país, mientras que el restante 25% se debe al aporte de los otros 9 bloques”, explica un informe del IERAL, de Fundación Mediterránea.

¿Por qué es el principal pilar?
Tras conocerse los resultados del segundo trimestre del año donde el EMI sufrió una nítida desaceleración en comparación con los períodos anteriores, el crecimiento industrial se hace cada vez más dependiente de la performance automotriz

De acuerdo a fuentes del sector, si bien durante los dos últimos meses los cortes de ruta y los paros en la aduana de Brasil retrasaron la producción de autos, nunca se modificaron los planes de inversión, los lanzamientos, o las proyecciones de ventas. De esta manera, el sector espera seguir superando su propio récord y vender 620.000 unidades en 2008 y cumplir con el lanzamiento de 100 productos entre nuevos autos y restyling.

Además en junio, cuando todo se derrumbaba, la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) informó que el número de vehículos vendidos y patentados ascendió a 48.646 unidades, lo que significa que hubo incremento superior al 15% comparado con junio de 2007. De esta forma, el acumulado de los primeros 6 meses de este año ya se ubica en 338.184 unidades, un 13% por encima del acumulado del primer semestre de 2007.

Los bloques que crecieron junto con los autos por encima del promedio, según el informe del Ieral, son industrias tabacaleras, de productos textiles, caucho, plástico y los minerales no metalíferos.

Por otro lado, las industrias que crecieron por debajo del promedio, experimentando una fuerte caída con respecto a las tasas registradas en 2007 con excepción de las industrias papeleras, son industria metalmecánica, edición e impresión y las industrias químicas.

Fuente: Diario Infobae Profesional, edición on line del 28 de julio de 2008. Nota firmada por Guillermina Fossati

 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA