Sábado 15 de Junio de 2019
 
 
 
 
14 de Agosto de 2008
     
 
   
 
El tránsito, otra vez en el tapete
 
El Diario La Razón, en su edición verpertina del 11 de agosto, publicó una nota de opinión en la que expresa el problema del tránsito en la ciudad de Buenos Aires. La misma se transcribe textualmente
Ya no entra un auto más. Es casi imposible llegar a tiempo al trabajo y frases como "en diez minutos estoy" quedaron perdidas entre el actual embudo que es la 9 de Julio y las eternas filas de la General Paz. Las estadísticas del Gobierno de la Ciudad reflejan el crecimiento descomunal del parque automotor: en los últimos cinco años aumentó en un 50% la cantidad de vehículos particulares que ingresan a la Ciudad.

"Estas cifras exceden cualquier capacidad. La Ciudad no está preparada para soportar este crecimiento", dijo a La Razón el director de Tránsito y Transporte porteño, Guillermo Krantzer.

Transito pesado

No sólo aumentó la cantidad de autos particulares: el tránsito pesado también se sumó al caos vehicular. "El crecimiento económico generó que aumentara la cantidad de camiones que llegan a la Ciudad, que en los últimos cinco años se incrementó en un 100%", detalló Krantzer. Y a esto hay que sumarles los nuevos autos que se incorporan en poder de los porteños.

Según datos del Gobierno, de lunes a viernes cruzan la avenida General Paz y el Riachuelo en dirección a la Capital 1.200.000 vehículos (hace cinco años entraban 800.000) que se agregan a los 700.000 ya radicados en la Ciudad.

Y mientras este laberinto de vehículos se extiende, la venta de autos no para de crecer: según datos de la Cámara de Comercio Automotor, en 2008 la venta de autos usados creció en un 12% y sólo en la Capital Federal se vendieron 16.248 autos. El caso de los coches nuevos es similar, ya que para este año se incorporarán alrededor de 230.000 unidades al área Metropolitana.

"La cantidad de autos no puede seguir creciendo. Para que la avenida 9 de Julio funcione como lo hacía hace cinco años tendrían que expropiarse todas sus plazoleteas. Eso sería una irresponsabilidad enorme", dijo Krantzer, quien consideró que la única solución viable es apostar al transporte público.

"Los transportes públicos padecen una constante desinversión. El área metropolitana lleva cerca de 25 años sin que ningún gobierno haya implementado un plan global que contemple el desarrollo coordinado del transporte público y la realización de inversiones", consideró.

La principal teoría que manejan desde el Gobierno de Maurico Macri es que si el transporte público funcionara bien, al estilo del AVE de Madrid, los porteños dejarían el auto en el garage.
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA