Miércoles 26 de Junio de 2019
 
 
 
 
21 de Agosto de 2008
     
 
   
 
Discuten si usar el "manos libres" debe considerarse una infracción
 
La ley no lo especifica, ya que sólo castiga manipular el celular o usar auriculares. Así, la definición en cada caso queda en manos de la Policía y de los controladores de faltas. Actualmente, las multas que se aplican van de $ 100 a $ 1.000
En las casas de telefonía del microcentro, los sistemas de manos libres, que se utilizan para hablar por teléfono al manejar, se venden tanto como los celulares. Su uso también es habitual entre los automovilistas, especialmente entre los que tienen 20 y 50 años. De hecho, se calcula que por las calles de Buenos Aires, unos 55 mil conductores utilizan su teléfono mientras manejan.

Claro que la mayoría desconoce la polémica que hay a su alrededor. Según coinciden fuentes judiciales, controladores y funcionarios consultados por Clarín, no está claro qué modelos están permitidos y cuáles deberían ser multados.

A diferencia de legislaciones en otras ciudades del mundo (ver En el mundo...), el Código de Faltas porteño no dice nada sobre los diferentes sistemas de manos libres. Sólo castiga la "manipulación" del celular y el uso de los auriculares. La ley nacional de Tránsito tampoco aporta claridad, ya que prohibe "conducir utilizando auriculares y sistemas de comunicación de operación manual continua".

Sin embargo, distintas voces consultadas coinciden en que el sistema clásico (es un cable con un micrófono y auriculares) debería ser considerado una infracción en todos los casos. "La gente lo lleva mucho porque se puede usar con cualquier aparato", explica un vendedor, en Tucumán al 600.

Las dudas surgen con los sistemas de Bluetooth (sin cable). "Los que se colocan en la oreja y no tienen cables tampoco deberían permitirse si uno interpreta correctamente la ley", asegura una controladora que tiene su oficina en el primer piso de Carlos Pellegrini 220. Sin embargo, según pudo averiguar este diario, ésa no es la opinión de todos sus colegas. "Están divididos, por eso estamos pensando en reunirnos y adoptar un criterio más general", revelaron en la Dirección General de Faltas.

"Para mí hay que aplicar un criterio restrictivo. Deben estar penados todos los sistemas de manos libres porque está comprobado que la conducción es incompatible con el uso del celular", lanza Pablo Martínez Carignano, director de Seguridad Vial porteño. Como la ley no está actualizada, las situaciones incómodas son comunes en las calles de la Ciudad. "Cuando me lo vendieron no me dijeron que estaba prohibido". "Está bien, por hoy se la dejo pasar". El diálogo -con otras palabras- se dio hace pocos días entre un automovilista y un policía a metros del Obelisco.

Los modelos más avanzados (cuestan entre 200 y 700 pesos) quedarían, en un principio, exentos de la multa. "Además de que es muy difícil detectarlo, porque el policía lo único que ve es una persona hablando al aire, no entraría en ninguno de los supuestos previstos por la ley", razona en voz alta otra controladora.

"Si no se toca el teléfono, podría aceptarse", coincide el legislador Alejandro Rabinovich, autor del proyecto que introdujo la multa por enviar SMS. En Internet, este tipo de aparatos pueden comprarse por 200 pesos. En el microcentro, en cambio, no bajan de 400 pesos.

Los expertos en seguridad vial advierten sobre la peligrosidad de todos los sistemas. "Para nosotros no hay diferencia entre los tradicionales y lo que funcionan con Bluetooth, los dos distraen al conductor", aseguró Marcelo Aiello, Gerente de Relaciones Institucionales del CESVI. Mediante un estudio sencillo con varios automovilistas, esa consultora comprobó cuáles son los riesgos. El 70% de los participantes cometieron algún error (apenas un 20% menos en comparación con el uso tradicional del celular).

La opinión de especialistas extranjeros es similar. Una investigación publicada en el British Medical Journal indica que manejar y hablar por celular sube cuatro veces el riesgo de accidente. Y este índice también incluye al sistema de "manos libres". "No es sólo marcar un número telefónico o responder mensajes: lo que más distrae es la conversación. Nuestro cerebro sólo puede hacer determinada cantidad de tareas al mismo tiempo", advirtieron los expertos.

En el Gobierno porteño apuntan en el mismo sentido. De hecho, el manual para conductores que acaban de lanzar -una guía para todos los que deben tramitar la licencia de conducir- destaca "la obligatoriedad de conducir con ambas manos sobre el volante".

Sin embargo, desde la Comuna no se prevén cambios en la legislación. El subsecretario de Justicia, Daniel Presti, dijo que en el proyecto que están por enviar a la Legislatura "sólo se cambió la multa, para que no haya más mínimos y máximos y tenga un monto fijo", que según el proyecto al que accedió Clarín será de 600 pesos. Actualmente, por usar celular se puede pagar entre 100 y 1000 pesos. El máximo trepa al doble mandar un mensaje de texto mientras se conduce.

En el registro con puntaje, sistema que comenzará a aplicarse en la Ciudad en enero de 2009, la infracción de conducir utilzando el celular resta cinco puntos, los mismos que infracciones como violar un semáforo en rojo o conducir a contramano.

Fuente: Diario Clarín, edición on line del 19 de agosto de 2008. Nota firmada por Nicolás Pizzi

 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA