Miércoles 19 de Junio de 2019
 
 
 
 
26 de Agosto de 2008
     
 
   
 
La rentabilidad de la industria cayó a los niveles previos a la devaluación
 
Las ganancias por producto ahora se explican por el aumento en las cantidades
La aceleración de la inflación y la baja que se produjo hace unos meses en el tipo de cambio condujeron a que la relación precio-costo de la industria argentina, medida en pesos por producto, se encuentre hoy en niveles similares a los de diciembre de 2001, antes de la devaluación del peso.

La conclusión se desprende de un estudio difundido ayer por la consultora Prefinex, en el que se destaca que la caída de la rentabilidad ganada con la devaluación comenzó a evidenciarse en mayo de 2005, "no casualmente el mismo año en que empieza a tomar relevancia la cuestión inflacionaria". La industria, no obstante, siguió arrojando ganancias gracias al crecimiento constante de las cantidades producidas. Según el informe, la producción total está hoy un 50% por encima del nivel que hace siete años.

Los economistas Nicolás Bridger y Osvaldo Cado establecieron que el momento de mayor rentabilidad por producto se produjo en diciembre de 2003. En ese momento, la ganancia empresaria por producto fue un 32,5% mayor a la de diciembre de 2001.

Luego sobrevino un período de "ajuste" que duró un año y medio en el que la rentabilidad unitaria se ubicó 3,2% por debajo de su pico máximo, como consecuencia de la recuperación de los salarios y de la mayor competencia local y externa, explica el informe de Prefinex. A partir de allí se dibuja una caída lineal hasta el mes de julio de este año, en el que la rentabilidad industrial por producto se ubicó en apenas un 1% por encima del nivel de 2001.

"Nadie esperaba que se quede en los niveles de 2003, un 32% por encima, porque cuando pasa eso empiezan a abrir nuevas empresas, el tipo de cambio se va a apreciando, y eso deriva en una erosión gradual de la rentabilidad", señaló Cado. "Pero Brasil hace diez años que viene invirtiendo en un contexto estable con lo cual ellos se pudieron bancar una apreciación de casi el 50 por ciento, mientras que acá prevaleció una mentalidad de corto plazo."

Si bien el estudio analizó a la industria como un todo, Cado precisó que los sectores que continúan manteniendo una rentabilidad más alta son los de las manufacturas de origen agropecuario y los químicos ("son muy competitivos y tienen menos incidencia de los costos salariales", explicó), y también la industria automotriz ("porque el comercio administrado con Brasil está funcionando muy bien"). En cambio, "los sectores más complicados son los más informales, los más atomizados, como la impresión, la papelería, los textiles o la metalmecánica, que en los últimos meses están teniendo problemas para crecer. En este contexto de rentabilidad en baja y desaceleración de las cantidades van a empezar a achicarse las pymes y eso va a repercutir sin dudas en el empleo", dijo.

Fuente: Diario La Nación, edición on line del 27 de agosto de 2008
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA