Martes 21 de Mayo de 2019
 
 
 
 
17 de Junio de 2008
     
 
   
 
Viejos motores vuelven a rugir por las calles de San Telmo
 
Los autos de colección fueron una atracción para todos
Autos clásicos y antiguos, bocinas con sonido grave, gente vestida de época sobre las calles empedradas. San Telmo, más que nunca, recuperó otra vez su lugar en la historia. El feriado y el buen tiempo acompañaron el paso de viejos automóviles, motocicletas, colectivos y hasta de una autobomba que se pasearon exhibiéndose junto a sus orgullosos dueños.

Roberto Berasa no podía disimular su alegría. El Chevrolet Bel Air modelo 1953 que conducía, similar al que solía usar Elvis Presley, había llegado a sus manos desde Tierra del Fuego porque "buscaba un auto clásico para restaurarlo. Tengo pasión por estos autos".

Berasa, además, es dueño de otros ocho vehículos y miembro fundador del Club de Autos Antiguos de Lanús. Al mediodía los vehículos comenzaron a desfilar por la avenida Caseros, y Willy, como él prefiere que lo llamen, no dejaba de observarlos, como encandilado: "Yo entiendo lo que significa tener autos así. Me compré un Torino y llegué a meterme en uno que estaba abandonado en la calle para ver si podía salvarle alguna pieza", dijo.

No era el único entusiasta que se dejaba llevar por la historia rodante. Las cámaras de fotos y los celulares tomaron un rol preponderante para quienes querían llevarse un recuerdo de los autos. María Tanco, de 29 años, recordó con emoción, mientras se agachaba para fotografiar un Citroën: "Mi papá tenía uno igual cuando éramos chicos".

Desde Pilar, Hurlingham, San Isidro, Lomas de Zamora y Lanús, alrededor de 120 modelos se estacionaron en las cercanías de la plaza Dorrego para que la gente se deslumbrara con sus colores originales.

El vehículo más antiguo que se expuso fue un pequeño carro de bomberos de 1892. El presidente de la Asociación de Anticuarios y Amigos de San Telmo, Juan Carlos Maugeri, relató que esta actividad se realiza sin pausa desde 2000.

Fuente: Diario La Nación, edición on line del 16 de junio de 2008. Nota firmada por Valeria Musse



 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA