Miércoles 19 de Junio de 2019
 
 
 
 
19 de Junio de 2008
     
 
   
 
El Museo BMW abre de nuevo sus puertas
 
La tecnología, la historia y el futuro de BMW se hacen presentes en las más de 120 exposiciones.
Munich. Después de un período de construcción de aproximadamente dos años y medio, el museo BMW abre nuevamente sus puertas este 19 de junio de 2008. Tras un gran rediseño arquitectónico, ha extendido el espacio de la exposición a más de 5000 m2. Esta construcción única y mundialmente famosa del arquitecto vienés Karl Schwanzer conserva su marca registrada, pues es tradicionalmente llamado “museum bowl” (museo tazón) y data de 1973. Junto con el Centro de Entrega BMW Welt y el tour por la planta de BMW, el Museo BMW contiguo a la sede del grupo ofrece una experiencia única en Munich. A partir del 21 de junio, dos días después de la ceremonia de inauguración, el museo estará abierto al público

El nuevo museo de BMW muestra la evolución histórica de la capacidad y la fuerza innovadora de la marca, junto con sus logros y éxitos deportivos. El desarrollo de la marca BMW se traza a partir del pasado, el presente y se proyecta al futuro. En el corazón de la exposición se encuentran productos icono de la historia de BMW tales como BMW R 32, BMW 507 y el legendario BMW 2002. Alrededor de 120 exposiciones, que abarcan producción y modelos de carreras, así como vehículos concepto, dan testimonio elocuente de la emocionante historia de BMW. Destacan temas que van desde el diseño y construcción de motores a la publicidad, competencias y aerodinámica. La tecnología excepcional de la exposición subraya la aspiración del nuevo concepto del museo: “Una vez más BMW está fijando nuevas tendencias y coloca pautas para ligar la historia de sus vehículos con la de la empresa de una manera que emociona y sorprende. Simplemente se trata de fascinación y pasión” dice Karl Baumer, Director de BMW Group Mobile Tradition.

La ubicación del Museo BMW en una zona de edificios bajos ha permitido que la superficie de exposición aumentara a cinco veces su tamaño original. La filosofía arquitectónica de Karl Schwanzer es perseguida en los tan demandados nuevos espacios: además de las calles y las cuadras; los puentes y las casas se encuentran dentro de un espacio ordenado. El resultado es una arquitectura urbana, una clase de “tráfico complejo” integrado por los componentes fundamentales del ambiente automotor. Los visitantes descubrirán espacios abiertos y cerrados de la exposición, una configuración de rampas, numerosas vistas detalladas y amplias panorámicas, y una serie de perspectivas siempre cambiantes que los tomarán por sorpresa.
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA