Miércoles 19 de Junio de 2019
 
 
 
 
26 de Junio de 2008
     
 
   
 
Con el motor que merecía
 
La Passat rural suma un 2 litros de 200 CV, premiado como el mejor del mundo de esta cilindrada





Si bien los monovolúmenes parecen haberle ganado la batalla a las rurales entre los vehículos familiares, algunas de estas tradicionales station wagon siguen dando que hablar. Esta Passat Variant es un claro ejemplo de excelencia, y más ahora que incorporó este motor naftero de 2.0 de 200 caballos (el mismo que ya equipaba el VW Vento), que fue distinguido este año como el mejor del mundo entre los de su cilindrada.

Hay que decir también que, a pesar de esta tendencia favorable a los monovolúmenes, entre las marcas de lujo y especialmente en el mercado alemán, las rurales siguen teniendo una gran participación. Tanto Mercedes-Benz, como BMW, Audi y Volvo, tienen rurales en sus clases medianas y mediano-grandes. Así que, hoy por hoy, una rural puede ser considerada también como un símbolo de status.

En la Argentina, el único rival directo de esta Passat Variant es el Peugeot 407 SW, otro vehículo de gran categoría. Los números de venta de estos modelos no son relevantes en nuestro mercado, pero igual hay que aclarar que la rural de Volkswagen es la más exitosa: de enero a mayo se patentaron 53 Passat Variant y sólo 15 407 SW.

La ventaja de una rural respecto de un monovolumen es su estabilidad y seguridad para viajar en ruta. Es impresionante como se viaja en esta Passat Variant. Lo aplomada que va a altas velocidades y la firmeza que muestra en cada curva. Por eso decimos que se merecía este motor de 200 CV (hasta ahora venía con uno de 150 CV), e incluso le sigue sobrando chasis. Todo esto es gracias al diagrama de suspensiones, más las amplias trochas y distancia entre ejes, que le confieren, además, un notable confort de marcha en ciudad.

También hay que destacar la muy buena insonorización del habitáculo y la calidad de los materiales y los encastres del interior, por lo que no hace ruidos desagradables de ningún tipo.

La versión de entrada del Variant cuesta 136 mil pesos, pero la que probamos nosotros, que agrega faros de xenón, tapizados de cuero, y dos asientos para niños incorporados en el asiento trasero, cuesta 7.000 pesos más. No es un precio excecivo para un auto de esta habitabilidad y jerarquía, si pensamos en lo que cuestan hoy los mejores modelos del segmento mediano (el Passat es un mediano-grande): un Peugeot 307 o un Renault Mégane, por ejemplo, en sus versiones full cuestan cerca de 100 mil pesos; e incluso el mismo Volkswagen Vento (el más caro de los medianos) se acerca bastante más al Passat.

Fuente: Diario Clarín, Suplemento Autos, edición on line del 26 de junio de 2008. Nota firmada por Victor Russo

 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA