Jueves 22 de Agosto de 2019
 
 
 
 
23 de Junio de 2008
     
 
   
 
Las automotrices apuntan a los más chicos
 
La educación vial comienza por ellos, los más pequeños
Como era de suponer, son las empresas automotrices las que están desarrollando el mayor volumen de acciones vinculadas a la seguridad vial.

Ya sea por medio de las terminales instaladas – aquellas que producen vehículos a escala local – como aquellas que son subsidiarias, o representantes que sólo se dedican a la comercialización, la mayoría de las firmas ya está implementando actividades vinculadas o bien se encuentra en el proceso de salir al ruedo con sus nuevos programas para 2008.

Sin embargo, curiosamente no todas tienen iniciativas relacionadas, al menos en desarrollo actual.

Lo destacado del caso es que buena parte de ellas buscan concientizar a las generaciones más flamantes, tal vez en la senda de atacar el problema de raíz. Otras, en tanto, optan por recurrir a figuras conocidas del ambiente – más precisamente a ex pilotos de las diversas categorías locales – o se inclinaron por los tradicionales cursos de manejo.

Una de las firmas que posó la mirada en los más chicos es Renault, que cuenta con dos programas de seguridad vial financiados por la Fundación homónima, con un presupuesto que llega a los $ 500.000, monto que incluye también otras iniciativas vinculadas a la RSE.

Uno de ellos es “Seguridad para todos”, que consiste en cursos para chicos de entre 7 y 11 años y comenzó a implementarse el año pasado.

Hasta ahora, alcanzó a 8300 alumnos y casi 400 docentes de las provincias de Buenos Aires y Córdoba, y se propone brindar una orientación más o menos general de la temática, abordando algunos temas esenciales para quienes están transitando sus primeros pasos en la materia, como ser el comportamiento que debe seguirse como peatón, el reconocimiento de ciertas señales, y algunas indicaciones sobre cómo proceder dentro del vehículo.

Los participantes tienen que reconocer e identificar un problema recurrente vinculado al tópico y en función de eso hacer un dibujo, que luego participa en un concurso general entre todos los pequeños participantes.

La restante iniciativa, (“Precursores de un nuevo tránsito”), apunta a educar a los adolescentes próximos a sacar su licencia de conducir y cuenta con el apoyo de la Dirección de Tránsito del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. De alto contenido, pedagógico, su eje está más orientado a lo que es conducción en sí, abarcando apartados como el respeto a las normas, el uso del cinturón, las distancias de frenado y demás. Aquí recurrren a films ilustrativos, con consejos prácticos.

La temporada última se centró en Capital Federal y tuvo un alcance de 1000 alumnos. “Nos preocupamos en difundirlo en los medios y que se conozca, porque es un valor agregado para la imagen de la empresa pero sobre todo para fomentar la participación de aquellos posibles interesados que así pueden enterarse por otras vías que no pueden enterarse por otra vía que no sean sus instituciones educativas”, explica Gustavo Fosco, direcor de Asuntos Públicos y Comunicación de Renault Argentina.

En sintonía, la también francesa peugeot acaba de lanzar un concurso de seguridad vial para adolescentes que estén en edad cercana a la obtención del carnet de manejo. Específicamente, la acción apunta a estudiantes de tercer año secundario de Capital federal y de primero polimodal del Gran Buenos Aires, y consiste en la elaboración de una investigación sobre los problemas viales de la ciudad. A partir de este análisis, los chicos deberán crear soluciones y plasmarlas en un afiche de vía pública. Además de diversos premios, el trabajo ganador adquirirá el derecho de ser incluido en la campaña de comunicación que la firma realizará el verano venidero. “Buscamos despertar la creatividad para plantear soluciones, convirtiéndolos en agentes de cambio de actitud y de conducta viales para toda la sociedad”, afirma Stephane Levi, director de Marketing de Peugeot Argentina. Los mejores trabajos serán también difundidos en los principales medios nacionales.

Asimismo, el Programa Seguridad Vial Peugeot fue creado en 2007 y también contempla charlas en colegio y universidades, además de difusión de contenidos a través de medios diversos. Para encauzar estas acciones, la firma se asoció con el ex piloto de autos Jorge Omar del Río, actual director de EMAVA (Escuela de Manejo Avanzado).

Tienen micros que se emiten en tevé abierta y también elaboran en forma recurrente columnas informativas de temas afines a la seguridad vial, que son difundidos en diarios y revistas.

Hace poco, con motivo de la Semana Mundial de la Seguridad Vial, Peugeot generó una campaña radial en la que invitaba a los oyentes a la reflexión, a partir de comentarios sobre situaciones vinculadas al comportamiento que la sociedad tiene en el tránsito.

Mientras, en VW están trabajando fuertemente en un programa que estará dirigido a alumnos de sexto y séptimo grado de escuelas primarias. “Decidimos focalizarnos en los más pequeños porque estamos convencidos de que a través de los más chicos vamos a llegar también a la familia. Ellos son una herramienta valiosa también como vía de difusión de lo que queremos pregonar” sostiene Herbert Prock, gerente de Asuntos sociales a la filial local de la firma alemana. En la corporación tienen previsto lanzar la acción durante el mes de julio.

Para no ser menos, Fiat es otra de las compañías que planea poner en funcionamiento próximamente un plan de visitas a los colegios, con el dictado de cursos de educación vial.

Sin dejar de lado a los motociclistas

Siguiendo con los más pequeños, BMW Group Education es el programa instaurado por la firma germana que consiste en charlas sobre seguridad a bordo del automóvil, diseñada para alumnos de polimodal y universidades. Hasta ahora han llegado a más de 2500 alumnos.

La premisa básica tiene que ver con proveer información y consejos sobre seguridad y protección al conducir, mediante charlas de 90 minutos en las que participa el ex competidor de TC 2000 Gustavo Der Ohanessian, que está especialmente capacitado y certificado por la escuela de conducción BMW Driver Training de la central alemana.

“Está comprobado que lleva siete años de experiencia a un conductor reconocer y actuar de forma correcta y rápida ante una situación de riesgo. Con el programa buscamos acortar ese periodo”, explica Andrea Bermúdez Rodríguez, Corporate Manager de BMW Group.
Honda, por su parte, viene desarrollando actividades de instrucción y capacitación, que realiza cursos tando para clientes particulares como para organismos públicos, empresas, concesionarios oficiales y el propio personal de la firma. “Tenemos además un centro de entrenamiento de manejo, con un área de más de 8000 metros cuadrados para ejercicios prácticos con 20 unidades de distintos modelos y cilindradas, donde los automovilistas pueden aplicar conocimientos que aprenden en los cursos”, explica Patricio Morelli, responsable de la división Honda Safety. También posee una sala de cursos que pueden albergar hasta 45 asistentes, a los que se les reparte material didáctico relacionado.

Vale aclarar que buena parte de las jornadas de capacitación están orientadas a la conducción de motocicletas, que también se llevan adelante en el interior del país. Recientemente, la firma realizó pruebas de manejo seguro en La Rioja, y acompañó el evento con cuatro modelos diferentes de motos. Otra acción de la firma de origen nipón tiene que ver con la elaboración de un manual con consejos de conducción de motocicletas y cuatriciclos. Hasta el momento ya se distribuyeron más de 350.000 ejemplares.

Otra firma japonesa, Toyota, lanzó a principio de año su nuevo programa “Toyota y vos. Manejar seguro está en nuestras manos”, un curso teórico y práctico dirigido a adolescentes y jóvenes con registro, y también a sus padres. Con el propósito de que reconozcan la relación crítica entre distracciones y tiempo de reacción, la iniciativa ofrece a los jóvenes la posibilidad de realizar sesiones prácticas, bajo la supervisión de instructores. Mientras tanto, allí cerca, sus padres intensifican sus conocimientos sobre conducción y conocen en detalle los riesgos y las consecuencias de un choque, en una simulador de impacto.

A la vez, desde el año 2000 Toyota lleva a cabo la iniciativa “Cero Accidente”, una campaña interna de seguridad vial que se propone trascender al empleado para extender los conocimientos adquiridos a sus familiares y allegados. “En un principio se hacía antes del comienzo de las vacaciones para colaborar con la prevención de los accidentes típicos de dicho periodo, pero en 2005 decidimos mantenerla todo el año, a través de banners y cartelería dentro de la planta”, cuentan desde la empresa. Asimismo, la firma desarrolló hce hace poco la campaña “Conocemos las señales”, que brindó entrenamiento a alumnos en edad escolar.

Por último, la Asociación de Fabricantes de Automóviles del país (Adefa) también se sube a la movida: la entidad aprovecha cada edición del Salón del Automóvil para encarar una iniciativa relacionada. Durante la última muestra, celebrada en junio de 2007, organizó al concurso “Desafío Vial”, en el que participaron varios miles de asistentes a la muestra, contestando preguntas de seguridad vial en kioscos informáticos interactivos, que les brindaban la posibilidad de acceder a premios en forma automática. En esa misma ocasión, hicieron el sorteo de un viaje al Salón del Automóvil en Frankfurt entre los participantes del Concurso “Adefa premia al Conductor Responsable”, realizado durante el verano 2006/2007 en rutas de la Provincia de Buenos Aires.

Fuente: Diario El Cronista Comercial, edición impresa del 23 de junio de 2008.
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA