Lunes 22 de Julio de 2019
 
 
 
 
12 de Marzo de 2008
     
 
   
 
Volvo: Seguridad en temperaturas extremas
 
Volvo Cars desarrolla un mecanismo para probar sus vehículos en temperaturas extremas y así brindar una conducción sumamente segura durante todo tipo de estación y terreno.
Los conductores de un Volvo deben poder contar con un auto seguro en todo tipo de situaciones sin importar el clima y las condiciones de las rutas. Esta es la razón por la que los autos de la marca atraviesan
una prueba sobre las condiciones climáticas más extremas en todo el mundo: desde los calurosos desiertos de Arizona hasta el intenso frío del Ártico norte.

Un Volvo está compuesto por más de 3000 componentes articulados entre sí y que van desde el motor hasta el calentamiento de los asientos. Sistemas y componentes deber garantizar miles y diferentes
funciones.
La temporada de testeo en clima extremo de invierno se extiende de diciembre a abril. Durante este período se recorren 200.000 km en las pistas de prueba y las autopistas públicas, lo que equivaldría a
unas cinco vueltas alrededor del mundo.
Las pruebas rigurosas son realizadas por ingenieros especializados como por simples conductores locales, hombres y mujeres, de distintas edades y sexos, con una experiencia diversa en la prueba de
manejo de vehículos. El objetivo es identificar y reportar todo tipo de faltas que ellos consideran que deberían modificarse.

El entero proceso de testeo prosigue un programa estricto y cuidadosamente diseñado.

El trabajo por la seguridad en la nieve y el frío posee distintos niveles. El vehículo debe garantizar un ambiente y clima que mantengan al conductor despierto y alerta por largos períodos de tiempo. Una óptima
visibilidad y una buena respuesta de maniobra y frenado deben asegurarse incluso en graves tormentas de nieve o en zonas peligrosas con hielo en el pavimento. Sumado a esto, la tracción en las cuatro ruedas y los sistemas de seguridad que entran en acción en situaciones críticas, deben funcionar siempre con el mismo
grado de fidelidad. “El clima extremo de invierno es
probablemente la más ruda prueba en la cual se expone a un auto. La exigencia en el motor, en la maniobra, en la unidad de acondicionamiento del clima, y otros sistemas, son inmensas. El gran y mayor desafío en todas estas pruebas es poder lograr que todos los sistemas funcionen conjuntamente y estamos seguros de poder
lograrlo," comentó Jan Inge Eliasson,
Responsable del equipo de Control y Prueba de Vehículos en Volvo Cars.
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA