Martes 25 de Junio de 2019
 
 
 
 
2 de Octubre de 2008
     
 
   
 
Por el aumento del peaje hubo menos autos en autopistas y demoras en calles y avenidas
 
Mucha gente evitó las autopistas en las horas pico, cuando las tarifas son más caras
El aumento de hasta un 300% en las tarifas de los peajes porteños generó problemas de tránsito desde las primeras horas de ayer, y cosechó muchas críticas. El peaje en la autopista Illia pasó de $ 0,50 a $ 1, y a $ 2 en las hora pico, y en la 25 de Mayo y Dellepiane pasó de $ 2 a $ 3, y a $ 4 en hora pico. Por evitar el pago de la tarifa diferenciada, mucha gente salió más temprano de lo habitual, y hubo colas y demoras en las estaciones de peaje. Desde el Gobierno porteño señalaron que circuló por las autopistas un 17% menos de vehículos. Sin embargo, Vialidad Nacional registró en la Capital el mismo flujo de rodados de todos los días, lo que provocó algunas demoras en calles y avenidas. Incluso, voceros de Metrovías y TBA le informaron a Clarín que ni en subtes ni en trenes hubo más pasajeros de lo habitual.

En los peajes hubo congestionamientos y los conductores expresaron su bronca. Empleadas de distintas cabinas de la 25 de Mayo coincidieron: "A primera hora fue un caos, la gente no quería pagar", señaló una de ellas a Clarín. "Como era todo nuevo -contó otra- fue un lío". Algunas versiones indicaron que a primera hora los tickets que recibía la gente tenían el precio viejo, aunque esto último fue desmentido por el presidente de AUSA, Gustavo Matta y Trejo. "Eso no sucedió. El cambio tarifario estaba incorporado al sistema, y éste no pudo haber emitido tickets por otra tarifa". Otra de las causas de la demora fue la falta de monedas en algunas cabinas. "Si bien estábamos preparados -apuntó Matta y Trejo-, en algunas casos hubo problemas, sobre todo en la Illia al principio del día, y en menor medida en los peajes de Parque Avellaneda y Dellepiane". Sobre la experiencia del primer día, Matta y Trejo señaló: "Vi un poco más de confusión porque la gente no venía con la plata preparada y toda la operatoria fue un poco más larga. Por eso, cuando fue necesario se recurrió a la apertura de barreras. Pero no se puede decir que hubo caos".

Al mismo tiempo, desde el Ministerio de Desarrollo Urbano porteño informaron que el tránsito vehicular en las autopistas, medido en los peajes, había registrado una caída promedio de más del 17% respecto del registro del miércoles anterior. Pero aclararon que el impacto real se verá tras al menos una semana de control.

Más allá de las cifras, los automovilistas padecieron demoras, y no sólo en las autopistas. También fue complicado el tránsito en la Costanera, en Libertador y en la calle Castillo. Según informó el vocero de Vialidad Nacional, Ernesto Arriaga, entre las 7 y las 10 mermó el tránsito sobre la autopista Illia, ya que "muchos autos derivaron por avenida Lugones y tomaron avenida del Libertador, para evitar el peaje. Además, se intensificó el tránsito para llegar a Retiro por la avenida Costanera, y los camiones y micros provenientes del norte bajaban por Castillo y luego tomaban Sarmiento y avenida del Libertador".

Por su parte, la Federación de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), expresó que la suba en los peajes "provocará un incremento en los costos del transporte de cargas" y advirtió que aquellas empresas que opten por no utilizar las autopistas para no encarecer sus costos ocasionarán graves perjuicios al tránsito, ya que sumarán sus unidades a las avenidas y calles de la Ciudad, ya de por sí colapsadas por el exceso de vehículos

Fuente: Diario Clarín, edición on line del 2 de octubre de 2008. Nota firmada por Daniela Kozak
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA