Martes 20 de Agosto de 2019
 
 
 
 
25 de Septiembre de 2008
     
 
   
 
Es posible inhabilitar a conductores procesados
 
Lo indica un Fallo de Cámara
La Sala VI de la Cámara del Crimen porteña ratificó, en fallo dividido, la constitucionalidad del artículo del Código Procesal Penal de la Nación que habilita a los jueces a inhabilitar para conducir vehículos a una persona que hubiera causado lesiones o muertes en un accidente automovilístico.

Tomaron la resolución al resolver un recurso presentado por la defensa de un hombre que está procesado por homicidio culposo y lesiones culposas reiteradas, que planteó la inconstitucionalidad del artículo 311 bis del Código de Procedimientos en lo Penal.

Ese artículo establece que "cuando las lesiones o muerte sean consecuencia del uso de automotores, el juez podrá, en el auto de procesamiento, inhabilitar provisoriamente al procesado para conducir, reteniéndole a tal efecto la licencia habilitante y comunicando la resolución al Registro Nacional de Antecedentes de Tránsito".

Pero sólo se trata de una medida cautelar que durará, como mínimo, tres meses y que puede ser prorrogada por períodos no inferiores al mes, hasta el dictado de la sentencia definitiva en la causa.

Con disidencias
El primero de los camaristas en opinar al respecto, Gustavo Bruzzone, sostuvo que la disposición del artículo 311 bis "no responde a los fines que debe perseguir toda medida de coerción en el marco de los objetivos del proceso, pues no asegura la averiguación de la verdad ni neutraliza los peligros procesales de entorpecimiento de la investigación y fuga, lo que la descalifica como «medida cautelar»".

También consideró que la inhabilitación contraría la Constitución nacional, pues afecta el "principio de inocencia del que goza toda persona sometida a proceso", por lo que la mencionada "medida cautelar" sería, en rigor, una pena anticipada.

Su posición quedó en minoría, pues sus colegas de sala opinaron lo contrario.

El juez Julio Marcelo Lucini consideró que la aplicación de la medida cautelar es "aconsejable para asegurar un interés superior", que es dictar "una prudente y razonable restricción para quien, en principio, ha sido imprudente en el uso del automotor".

A su turno, el camarista Mario Filozof -según el fallo publicado por el portal digital de derecho Diario Judicial -, sostuvo, en el mismo sentido, que la prohibición temporal de conducir es "una prudente y razonable restricción para quien, en principio, ha sido imprudente en el uso de un automotor. La medida dispuesta guarda estricta vinculación con la conducta reprochada".

Fuente: Diario La Nación, edición on line del 25 de septiembre de 2008. Nota firmada por Fernando Rodríguez
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA