Martes 20 de Agosto de 2019
 
 
 
 
3 de Octubre de 2008
     
 
   
 
Recortan su producción la mitad de las automotrices
 
En el último trimestre fabricarán entre 15 y 20% menos que las unidades proyectadas
La crisis global se sumó a la desaceleración de las ventas locales y juntas empujaron a varias automotrices a recortar sus planes de producción en la Argentina para los próximos meses. La luz de alarma la encendieron ayer los autopartistas, principales proveedores de las terminales radicadas en el país. En un comunicado, expresaron su "gran preocupación" por el impacto de la crisis originada en Wall Street y advirtieron sobre las "significativas reducciones que las terminales han comenzado a implementar sobre sus planes de producción".

"Ya hay cinco terminales que nos anunciaron una baja de entre un 15 y un 20% en el programa de producción de vehículos para el último trimestre", dijo a LA NACION Juan Cantarella, gerente general de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC). "El resto creemos que lo están evaluando y todavía no tienen una decisión tomada", agregó. Esos recortes, advirtieron, tendrán "un impacto negativo inmediato sobre al menos 1100 puestos de trabajo". Tres empresas de ese sector ya han solicitado en el Ministerio de Trabajo la apertura de procedimientos preventivos de crisis.

Las automotrices no quisieron confirmar ni desmentir públicamente el recorte de la producción, aunque varias lo admitieron por lo bajo. En dos de los casos -General Motors (GM) y PSA Peugeot Citroën-, los anuncios fueron realizados en forma oficial en los últimos días. Casualmente, son las dos empresas que lideran el ranking de producción en el país (juntas fabricaron el 43% de los 544.000 vehículos made in Argentina en 2007).

GM resolvió suspender la actividad en su fábrica de Alvear por una semana (desde el 27 de este mes) "para hacer un ajuste de inventario y reducir la producción a las nuevas expectativas de crecimiento", explicaron fuentes de la compañía.

PSA comenzó anteayer a recortar la actividad una hora en cada uno de sus tres turnos durante el mes de octubre. "Y veremos cómo evoluciona el mercado para analizar cómo va a desarrollarse en noviembre", señaló el vocero de la automotriz francesa, Carlos González Fernández.

En la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), que agrupa las 10 automotrices radicadas en el país, se limitaron a señalar que ésas "son las únicas que han dado la información" sobre sus planes de reducción. Otras fuentes del mercado indicaron que también Ford y Mercedes-Benz habrían resuelto recortar sus proyecciones, en ambos casos para enero. En Ford reconocieron que "se está reviendo" la producción local (aunque evitaron dar números) y aclararon que "si se hace, es por la caída en la Argentina, no por Brasil".

Aunque la advertencia de AFAC hizo alusión a los factores internos, varias automotrices mencionan el peso de los factores locales en la revisión de sus planes. "Ya veíamos una desaceleración del crecimiento. Con toda la situación global, se magnificó, pero nosotros lo preveíamos", indicó una fuente de GM, que realizó su anuncio la semana pasada.

Anteayer, la asociación de concesionarios oficiales, Acara, difundió las cifras de patentamientos de septiembre. Si bien su número creció un 10% en términos interanuales, la previsión de ventas de 0 km para todo el año cayó de 620.000 a 615.000 unidades.

A este dato, hay que sumar otros factores que pueden afectar la producción local, como la mayor presión sindical por aumentos salariales que está realizando el gremio Smata y el aumento de los impuestos a los ingresos brutos en algunos distritos.

El economista Maximiliano Scarlan, de la consultora Abeceb.com, señaló que hace apenas un mes y medio habían elevado sus proyecciones de producción de vehículos de 616.000 a 640.000 para todo 2008. Sin embargo, "hoy parece que 620.000 unidades, que es lo que maneja Adefa, es un número cumplible". Con lo que ya se fabricó hasta ahora en el país, si durante el último trimestre del año se produjera lo mismo que en igual período de 2007, la cifra final estaría en 617.000 unidades.

Cantarella señaló que en el último trimestre "va a caer" la facturación de los autopartistas respecto de las previsiones para este año. "Se sumaron dos efectos. Uno, que venía acechando desde hace tiempo, que es la pérdida de competitividad, que en nuestro sector afectaba la nacionalización de los componentes. Y el otro es que ahora se suma el hecho de que se achica el mercado por efecto de la crisis", concluyó.

Fuente: Diario La Nación, edición on line del 3 de octubre de 2008. Nota firmada por Oliver Galak
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA