Lunes 24 de Junio de 2019
 
 
 
 
29 de Octubre de 2008
     
 
   
 
GM ahora exige una ayuda de u$s10.000 millones y se complica su situación local
 
La firma automotriz pidió un paquete de salvataje financiero sin precedentes para respaldar la compra de Chrysler a Cerberus Capital Management.
General Motors (GM) pidió u$s10.000 millones al gobierno norteamericano, en un paquete de ayuda sin precedentes para respaldar la compra de Chrysler a Cerberus Capital Management.

El financiamiento gubernamental sería por u$s3.000 millones para facilitar la fusión de las dos automotrices de los EE.UU. a cambio de acciones preferentes en la nueva compañía, según una de las fuentes que no estaba autorizada a hablar del tema públicamente.

El Departamento del Tesoro norteamericano está analizando el pedido y podría dar una respuesta a la petición esta semana. El presidente de General Motors, Rick Wagoner, estuvo en Washington en los últimos días para convencer a funcionarios gubernamentales.

GM inició conversaciones con Cerberus acerca de la compra de Chrysler desde el mes pasado, pero las discusiones enfrentan dificultades para asegurar inversiones o financiamiento en momentos en que el crédito está muy ajustado y las ventas globales de autos están cayendo.

Una decisión del gobierno de EE.UU. de proveer el primer financiamiento para el sector automotor desde el rescate de Chrysler de u$s1.500 millones en 1980 es vista ampliamente como la mejor oportunidad de que la fusión sea exitosa.

"Las automotrices están enfrentando una tormenta y es por eso que creo que podría ocurrir esta inyección sin precedentes del gobierno", dijo Efraim Levy, analista de acciones automotrices de S&P.

La situación local
Ya en la Argentina, las cosas no son mejores para General Motors. Así, el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor de Rosario (SMATA) pidió que la empresa reubique a los operarios y se dispuso continuar las tratativas el próximo viernes, en el contexto de la conciliación obligatoria por el despido de 500 trabajadores.

El reclamo, según informaron fuentes gremiales, se produjo en una reunión mantenida con los directivos de GM y autoridades del Ministerio de Trabajo de la provincia, que conduce Carlos Rodríguez.

Por otra parte, la automotriz acató formalmente la conciliación obligatoria y, como consecuencia, los trabajadores que recibieron los telegramas de despido (20% del total del personal) mantendrán sus puestos por el lapso de 15 días, mientras sigan las tratativas entre la patronal y el sindicato.

El secretario gremial de SMATA, Gabriel Bianuchi, transmitió la pretensión del sindicato a los medios locales. "Vamos a seguir con las negociaciones y a llevar una propuesta para que se reubique en la misma planta a todos los compañeros despedidos", dijo.

El conflicto se desencadenó al jueves pasado, cuando la empresa dispuso un receso de su planta ubicada en el parque industrial de la localidad santafecina de Alvear, 15 kilómetros al sur de Rosario, hasta el próximo lunes, manteniendo inactiva la producción.

La automotriz apeló a la medida por la caída de las ventas en los mercados nacional e internacional.

Posibilidad
La posibilidad de una ayuda financiera tomó cuerpo el martes cuando se conoció que el Departamento del Tesoro evaluaba una ayuda urgente de al menos u$s5.000 millones para facilitar una fusión entre General Motors, la automotriz líder en EE.UU., y Chrysler, tercera en el ránking.

Rápidamente, GM y Chrylser comunicaron que una posible fusión requeriría de u$s10.000 millones para adquirir nuevas acciones, evitar cierre de plantas, frenar el recorte de puestos de trabajo, integrar las operaciones y añadir liquidez, según informó el Wall Street Journal citando a personas involucradas en las conversaciones.

Pero el Tesoro comunicó que pensaba, en principio, en una ayuda cercana a los u$s5.000 millones, aunque no descartaba que ésta pueda mejorarse. También evaluaba que el plan de acción se haga extensivo a Ford, otra de las automotrices en crisis.

El presidente ejecutivo de GM, Rick Wagoner, estuvo en Washington la semana pasada para presionar por ayuda luego de que congresistas aliados pidieron al Tesoro que brindara apoyo y liquidez de urgencia a la firma.

El sector automotriz ha sido uno de los más golpeados por la debacle financiera, el frenazo de los créditos y la consecuente caída de las ventas. Ante esto, las compañias han optado por recortar los gastos paralizando temporariamente la producción en algunas plantas y suspendiendo personal.

Chrysler anunció la semana pasada que tiene previsto recortar el 25% de su mano de obra asalariada hacia fin de año (4.300 puestos de trabajo), mientras que GM dijo que es posible que los despidos excedan la meta inicial de 5000.

Ante este sombrío panorama del sector, el Tesoro aprobó el mes pasado u$s25.000 millones en préstamos a la producción a baja tasa.

Pero recién estarían disponibles dentro de un período de 6 a 18 meses, por lo que el Tesoro echaría mano, pese a que Paulson se muestra reacio, a los u$s700.000 millones que el Congreso aprobó a principios de octubre en el marco del plan de rescate bancario.

La vocera de la Casa Blanca, Dana Perino, evitó el lunes confirmar la ayuda a la fusión de GM con Chrylser, pero sí dijo que “es posible” que los brazos financieros de ambas compañías, GMAC y Chrylser Financial respectivamente, “puedan ser parte del paquete de ayuda”.

“Esa es una de las razones por las cuales el (Departamento del) Tesoro ha estado en contacto con ellas”, añadió Perino.

El fondo de inversiones Cerberus posee el 51% de GMAC y la totalidad de Chrysler Financial. El 49% restante de GMAC sigue en manos de General Motors.

Hummer
La empresa automotriz GM puso oficialmente en venta su marca de vehículos todoterreno Hummer. La información fue suministrada al "Wall Street Journal" por una portavoz de la marca Hummer, según un despacho de la agencia de noticias DPA.

Por otra parte, los medios ya no dudan que la compañía actualmente negocia una fusión a gran escala con su rival Chrysler.

La vocera de Hummer no dio a conocer cuál sería el valor y en qué plazo se concretaría la operación de venta, que ha sido planificada desde mediados de año.

A raíz del elevado precio de los combustibles y de las consecuencias de la crisis crediticia, las ventas de los vehículos todoterreno en el mercado estadounidense registran día a día una notable reducción.

Standard & Poor's
GM, Ford y Chrysler están al borde de la bancarrota por el enfriamiento de la economía y la reducción de las ventas de autos en EE.UU., según aseguró el analista de Standard & Poor's Robert Schulz.

"Los factores macroeconómicos pueden aplastar a estas compañías", sostuvo el reconocido analista del sector automotor, incluso teniendo en cuenta que los tres grandes fabricantes estadounidenses están preparando planes para sobrevivir.

En una situación de escasez de liquidez y crisis, las tres compañías tendrán problemas para encontrar financiación, sobre todo con la venta de coches a niveles de 1992.

Standard & Poors aclara que la bancarrota sería "la última solución" y no, lógicamente, algo elegido por las empresas.

Fuente: Diario Infobae Profesional, edición on line del 29 de octubre de 2008
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA