Miércoles 19 de Junio de 2019
 
 
 
 
18 de Noviembre de 2008
     
 
   
 
Brasil incentivará los autos argentinos
 
Su ayuda a la compra de coches no discriminará por origen; acuerdos y disputas por medidas proteccionistas
La industria automotriz local aguarda que el gobierno de Cristina Kirchner anuncie un plan para mantener los niveles de producción, pero la buena noticia les llegó ayer por parte de la administración brasileña que encabeza Luiz Inacio Lula da Silva. En una reunión entre las autoridades del área de Industria de ambos gobiernos, el enviado de Brasil confirmó que el plan de US$ 4000 millones que su país, junto con el estado de San Pablo, destinará a incentivar las compras de autos alcanzará también a los vehículos de origen argentino.

La caída en las ventas de autos en Brasil que se registró en octubre por primera vez en nueve años encendió una verdadera luz de alarma para los fabricantes argentinos: de los 527.618 vehículos que salieron de las terminales radicadas aquí entre enero y octubre 222.963 (42%) fueron exportadas a ese país.

Ayer, el secretario de Industria, Fernando Fraguío, escuchó de boca del secretario de Comercio Exterior brasileño, Welber Barral, que el plan anunciado por Lula la semana pasada para facilitar la financiación de las ventas "no discriminará vehículos por origen", según relató un funcionario argentino. Fue en una nueva reunión de la comisión de monitoreo del comercio bilateral, en la que se abordaron diversos temas relacionados con las industrias de ambos países. Barral concurrió en lugar del viceministro de Desarrollo brasileño, Ivan Ramalho.

El encuentro sirvió también como primera reunión de la comisión de monitoreo del sector automotor. Allí se concluyó que entre julio y octubre las exportaciones argentinas aumentaron un 53% respecto de igual período del año anterior, contra un 34,6% de las brasileñas. "Por primera vez tras varios meses dejó de aumentar y se estabilizó el déficit comercial entre la Argentina y Brasil", afirmó la Secretaría de Industria en un comunicado.

La noticia sobre los alcances plan de Lula fue muy bien recibida por la industria automotriz local. Edgar Lourençon, presidente de General Motors en la Argentina (una de las principales exportadoras a Brasil), sostuvo que "cualquier esfuerzo por tratar de ayudar a la industria, cualquier incentivo que los gobiernos ofrezcan, es muy positivo". La mención a los "gobiernos", en plural, no es casual. El jefe de Gabinete, Sergio Massa, confirmó días atrás que el Gobierno busca ayudar al sector con financiamiento de corto plazo.

Protegerse ante la crisis
En la reunión de ayer, los gobiernos de ambos países acordaron además impulsar dentro del Mercosur un incremento del Arancel Externo Común (AEC) para protegerse de las importaciones de vinos, duraznos, lácteos, productos textiles, marroquinería y muebles de madera provenientes de terceros países en plena crisis económica mundial.

Durante el encuentro, la Argentina planteó su preocupación por el aumento de las importaciones provenientes de Brasil de productos metalmecánicos, autopartes y otras manufacturas industriales, mientras que los funcionarios brasileños retrucaron con la inquietud que causó en su gobierno la ampliación del régimen argentino de licencias no automáticas para las compras externas textiles y de televisores.

Fuente: Diario La Nación, edición on line del 18 de noviembre de 2008. nota firmada por Oliver Galak
 
           
     
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA