Martes 25 de Junio de 2019
 
 
 
 
         
 
  Cigarrillo y conducción    
       
 
En la actualidad, los accidentes de tránsito son un problema en crecimiento. El conductor se convierte en un procesador de información: recibe, evalúa, decide y actúa. Todo ello se produce en intervalos de tiempo muy pequeños, por lo que es importante que todos los mecanismos psicofísicos estén en condiciones óptimas.
   
         
  El hábito de fumar ha sido reconocido como factor de riesgo para tres de las principales causas de
mortalidad (cáncer, accidente cerebrovascular y enfermedades cardíacas), aunque se le ha prestado poca importancia como factor de riesgo de accidentes (salvo los vinculado a incendios y explosiones).
En el año 1994, investigadores norteamericanos, hicieron una revisión sobre la relación del tabaco con diversos tipos de accidentes, encontrando que los fumadores podían tener un 50 % más de riesgo de accidentes de tránsito que los no fumadores.
En tanto que otra investigación llevada a cabo en Montreal, entre conductores que se vieron involucrados en un accidente de tránsito, se relacionó con más frecuencia el hecho de fumar durante la conducción que la edad, el sexo o la distancia recorrida.
Según estos datos, el consumo de tabaco podría ser un factor de riesgo independiente de ccidentes de tránsito.
El objetivo de un nuevo trabajo llevado a cabo recientemente en 8 centros de salud de Zaragoza, sobre un total de 1214 conductores entre 25 y 65 años de edad, fue el de estudiar la posible asociación entre consumo de tabaco y accidentes de tránsito no fatales., además de valorar la posible influencia de otros factores en los mismos.

PRINCIPALES CONCLUSIONES
Los resultados arrojados por las investigaciones pudieron determinar que los “fumadores” tienen un incremento del riesgo, en más del doble de sufrir
accidentes de tránsito no fatales en comparación con los “no fumadores”.
 

Por tanto, el riesgo es mayor entre los que fuman conduciendo que entre los que no fuman en esas circunstancias.
En Inglaterra las compañías de seguros han considerado que al menos el 5 % de los accidentes de tránsito son directa o indirectamente atribuibles al hecho de fumar en el interior del vehículo.
suficientes de que el consumo habitual de tabaco puede implicar mayor riesgo de accidentes de tránsito. Probablemente se asocia más con
accidentes de tránsito no fatales que fatales, a diferencia de lo que ocurre con el consumo de alcohol.
Este fenómeno se debe probablemente más a los efectos de la intoxicación crónica por CO que al efecto indirecto de las distracciones por el hecho de fumar mientras se conduce. Por consiguiente, el problema no puede abordarse con medidas legislativas (Ej. prohibición de fumar mientras se conduce), sino con medidas educativas y de ayuda a los fumadores que quieren dejar de fumar
Sin perjuicio de ello, el mismo estudio señala la necesidad de llev ar a cabo más estudios para conocer con mayor profundidad la relación entre tabaco y accidentes de tránsito.
Por último debe considerarse esto como un motivo más entre los cientos de buenos motivos para que los fumadores abandonen definitivamente el tabaco.

 
 
 
 
           
  Indice de
  Seguridad Vial
Indice de Seguridad Vial
   
         
 
   
     
Ir al sitio web de ACARA